escuela municipal nº1

El conjunto de los municipios catamarqueños sufrió la poda de 35 millones de pesos de su tajada de la coparticipación federal, por la aplicación de la Ley de Financiamiento Educativo, sólo entre enero y mayo de este año. Si bien esos fondos retenidos vuelven a la provincia para gastos relacionados con la educación, por una disposición provincial son beneficiados exclusivamente los distritos que poseen Sistema Educativo: Capital, Valle Viejo, Fray Mamerto Esquiú y Santa María.

Según información de la Dirección Nacional de Coordinación Fiscal con las Provincias de la cartera económica nacional, en los primeros cinco meses del año se estipuló una coparticipación bruta para Catamarca de 1.672 millones de pesos. De este monto, poco más de 140 millones fueron recortados para el financiamiento educativo.

A su vez, si se tiene en cuenta el criterio de reparto a los municipios, 35 millones de pesos en total son los que perdieron las 36 comunas catamarqueñas. La pérdida afecta tanto a los recursos de libre disponibilidad, como a los fondos de Emergencia Municipal y de Desarrollo, que también solucionan desfasajes financieros de los intendentes.

Si se analiza municipio por municipio, hay algunos que resultaron muy perjudicados, como Paclín, que perdió unos 100.000 pesos mensuales, sin tener la contraprestación por no contar con escuelas propias. En el caso de Recreo y Tinogasta, la situación es peor, porque se le restaron unos 250.000 pesos por mes. En el caso de la Capital, si bien perdió unos 2 millones de pesos mensuales, por contar con Sistema Educativo, recibirá el financiamiento especial.