Mario Pacho O´Donnell

«Todos mis libros son reivindicadores de personajes maltratados u olvidados por la historia que siempre nos contaron, o sea la oficial: una historia que se escribió cuando terminaron las guerras civiles», dice el autor.

Y sostiene: «es la historia del pensamiento único, que jerarquizó a ciertos personajes, disminuyó a otros, bautizó calles, avenidas y parques, escribió programas de colegios y universidades, y muchas cosas más. Mis libros apuntan a revelar esos otros personajes que coincidieron en la posición de intereses con los sectores populares».

«El caso especial de Monteagudo tiene que ver indudablemente con la propuesta americanista que tenía -explica el historiador-. Una propuesta muy distinta a la de los vencedores de las guerras civiles, que pretendían hacer de la Argentina un país sujeto a los intereses de Gran Bretaña. Monteagudo tenía muy clara esa diferencia».

Bernardo José de Monteagudo, nacido un 20 de agosto de 1789 en Tucumán y asesinado en Lima un 28 de enero de 1825, a los 35 años, fue uno de los líderes de la Revolución de Chuquisaca del 25 de mayo de 1809, de cuya proclama, además, fue redactor, debido a su incansable actividad como escritor de su época.

Fue una figura influyente en la Asamblea del Año XIII y acompañó al libertador José de San Martín como auditor del Ejército de los Andes. Además, fue el redactor del acta de independencia de Chile que proclamó Bernardo O’Higgins en 1818, y en Perú fue ministro de Guerra y Marina. Finalmente, fue colaborador del libertador Simón Bolívar y desarrolló una visión americanista de la revolución hispanoamericana.

«Era una persona con una impresionante capacidad de convencer a las grandes figuras de la revolución americana, alguien indispensable por su lucidez, su forma de explicar las cosas, su manera de ideologizar con su magnífica pluma», señala O´Donnell.

Y explica: «era un hombre pasional, con una vida pasional. En el año 95 escribí un primer libro sobre él: `Monteagudo, la pasión revolucionaria`. Quedé tan interesado en su obra y vida, que aun después de haber publicado ese libro, seguí investigando. Por eso este libro no es una reedición sino una reescritura. Acá pongo el eje en el tema del pionerismo de la unión americana».

«Su vida fue, sin dudas, novelesca y romántica -define el autor-. Un hombre que, cuando muere asesinado a los 35 años, ha visitado  en Europa, recorrido Centroamérica, ha estado a la vera de San Martín, de Bolívar, alguien con una experiencia vital extraordinaria, un personaje apasionante».

En ese sentido, apunta el historiador, «Monteagudo se parece mucho al Che Guevara, que escribió todo lo que le pasaba. Es el personaje principal de un relato apasionante y al mismo tiempo trágico».

«En la aproximación de los países americanos que estamos viviendo, se impone el recuerdo de Monteagudo -afirma el autor-. Es uno de los iniciadores de ese pensamiento. Pero no era sólo un teórico, era un civil entre militares, que se jugaba en términos de vida o muerte».

Según O´Donnell, «su campo era el de La Patria Grande, donde no se divide a la gente en colombianos, argentinos o peruanos, se divide entre quienes están a favor o en contra de la revolución».

Mario «Pacho» O`Donnell (1941) es historiador, escritor, dramaturgo y médico especializado en psiquiatría y psicoanálisis. Entre sus muchos libros de historia figuran: El Prójimo (2003), Juana Azurduy, la Teniente Coronela (1994), El descubrimiento de Europa (1992), El águila guerrera (1998), El rey blanco (2000), Juan Manuel de Rosas, el maldito de nuestra historia oficial (2003), El Che (2003), Los héroes malditos (2004) y Artigas, la versión popular de la Revolución de Mayo (2012).