linea del Portezuelo

A pesar de que desde el Ministerio de Servicios Públicos se afirmó que la obra del cableado que pasa sobre la Cuesta del Portezuelo tenía aprobado el informe de impacto ambiental, la información a la que pudo recurrir este diario dice lo contrario.

Según se pudo constatar desde la misma cartera de Servicios Públicos, esta obra fue realizada obviando un paso fundamental, como es tener aprobado el informe de impacto ambiental que otorga la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable.

En ese sentido, la información a la que accedió El Ancasti señala que toda obra pública a realizarse en la provincia, tanto por el Estado o por un privado, debe presentar para su posterior aprobación el informe de impacto ambiental.

Este trámite de rigor está establecido por la Ley Federal del Ambiente N° 25.675, que establece los presupuestos mínimos para la preservación y protección de la diversidad biológica y el desarrollo sustentable. La provincia mediante resolución se adhirió a esta norma mediante la resolución 74/10.

La presentación se debe realizar ante la Dirección de Gestión Ambiental dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente.
Esta dependencia analiza la documentación presentada y posteriormente rechaza o aprueba la obra, hasta incluso puede pedir algunas modificaciones de la misma para su aprobación.

En el caso de esta obra, la empresa que está a cargo de su realización debía presentar la información una vez conocido que ganó la contratación directa.

La constructora no cumplió con este paso y directamente comenzó la obra. La situación se agrava teniendo en cuenta que en la firma de la adjudicación se establece expresamente que para comenzar la obra se debe tener aprobado el informe de impacto ambiental.

En esa línea, según confirmaron altas fuentes a El Ancasti, “seguramente la Dirección de Gestión Ambiental le habría pedido que realice modificaciones al trazado de la línea”. No obstante, indicaron que “en este caso se mandaron solos (por la empresa) y comenzaron con la obra”.

Así también, desde el mismo Ejecutivo provincial se indicó que los estudios de impacto ambiental no solo son una exigencia de una ley federal, sino también del Banco Mundial. En esa línea, el organismo crediticio internacional solicita a los diferentes organismos que tienen a cargo la preservación del medio ambiente que se expidan sobre el impacto ambiental que puedan realizar las obras.

El informe de impacto ambiental debe contener información de la obra que establezca que no contamine directa o indirectamente el suelo, agua, aire, flora, fauna, paisaje, como también otros componentes, tanto naturales como culturales del ecosistema.

Empresa ganadora

La línea de 33 kv “Santa Cruz-Las Antenas” fue adjudicada a la empresa constructora Gabiola, de Ana Gabriela Correa Peralta, mediante la resolución ministerial SP 192/02.

Esta obra tenía un presupuesto de 2.619.478,97 pesos y un plazo de ejecución de 120 días.

Cabe recordar que la línea tiene como fin dotar de energía a los equipos de la Televisión Digital ubicados en el Cerro Ancasti.

Este cableado fue realizado en el marco de la Ley de Emergencia en los Servicios Públicos, que autorizaba a realizar obras mediante la modalidad de contratación directa.

Fuente: El Ancasti