Italia vs Japón

En su segunda presentación, ante los 30 grados de calor que acosaban a Recife, Italia salió a la cancha en busca de los tres puntos que lo clasifiquen a las semifinales del torneo. En cambio, Japón tenía la obligación de sumar al menos un punto para no quedar eliminado de la codiciada Copa Confederaciones.

En el primer tiempo, los asiáticos demostraron un mejor juego ofensivo. Sus constantes combinaciones y los remates de media distancia exigieron de forma sorpresiva a Gianluigi Buffon. En cambio, los de Cesare Prandelli sólo se limitaron a apostar por alguna genialidad de Mario Balotelli.

Así, la sorpresa llegó a los 20 minutos, cuando Keisuke Honda, de penal, logró abrir el marcador. El 1 a 0 dejaba a los nipones con las posibilidades intactas de pasar a las semifinales del certamen, mientras que los europeos quedaban muy mal parados, dado que en la última fecha del Grupo A debían enfrentar a Brasil.

Doce minutos después, los conducidos por Alberto Zaccheroni ampliaron la diferencia. Tras un flojo despeje defensivo, Shinji Kagawa agarró la pelota de aire y dejó sin chances a Gianluigi Buffon. Para sorpresa de la “Nazionale”, el 2 a 0 era una realidad devenida en pesadilla. Un equipo histórico como el italiano, que logró conseguir cuatro mundiales, estaba siendo humillado ante el humilde Japón.

Sin embargo, cuando se estaba bajando el telón del primer acto, Daniele De Rossi le dio un poco más de aire al elenco de Cesare Prandelli. Tras un córner, muy bien ejecutado por Pirlo, el delantero de la Roma logró anotar el descuento. El 2 a 1 dejaba abierto el marcador para la segunda etapa.

En el complemento, la inocencia de los defensores nipones, junto a la “fuerza italiana”, fueron fundamentales para la modificación en el score. Tras un grosero error de Maya Yoshida, Emanuele Giaccherini logró enviar un buscapié para que Atsuto Uchida envíe la pelota contra su propia valla.

El 2 a 2 no iba a ser suficiente para una Italia que demostró mucha vergüenza por lo mostrado en el primer tiempo. Si bien la actuación de Diego Abal fue determinante para la remontada europea, Mario Balotelli logró poner a la “Nazionale” en ventaja desde los doce pasos. La supuesta mano de Hasebe adentro del área significó un golpe enorme para Japón, dado que el delantero del Milan no mostró piedad ante Kawashima y festejó con el 3 a 2.

Pero el notable juego asiático volvió a sorprender a la “Azzurra”. A los 23 de la etapa final Shinji Okazaki se le anticipó a todo el catenaccio y con un cabezazo al primer palo volvió a darle vida a Japón. Con el 3 a 3, los nipones mantenían la ilusión de llegar a las semifinales del torneo.

Lo curioso fue que a diez minutos del final, los conducidos por Alberto Zaccheroni arrinconaron a los europeos contra su propio arco y pudieron liquidar el encuentro con dos pelotazos en los postes. Sin embargo, los de Prandelli aprovecharon un gran contragolpe y Sebastian Giovinco le puso cifras definitivas a un espectáculo que no dio respiro. El 4 a 3 final metió a Italia entre los cuatro mejores del campeonato, mientras que Japón se despidió dejando una imagen digna y confortable para lo que será el Mundial del próximo año.