turismo-cat

El fin de semana largo resultó propicio para que cientos de turistas eligieran a la ciudad como destino de sus mini vacaciones, según la información de los organismos que brindan servicios a los visitantes, arribaron durante los últimos días un total de 7500 turistas.

El presidente de la Cámara de Turismo, Víctor Ahumada, informó que los primeros datos que se manejan son que “la ocupación hotelera es de un 90 por ciento, ingresaron alrededor de 7500 turistas; según lo que pudimos saber, pasaron por las camineras cerca de 1600 vehículos y se estima que cada uno de los turistas realizó un gasto de 400 pesos cada uno”.

En el mismo sentido, Ahumada manifestó que “la cantidad de gente que eligió la ciudad es muy similar a la de la última Semana Santa, la verdad que estamos muy contentos, fue un éxito”.

Una de las características que el representante de la cámara destacó fue que “lo que percibimos es que la gente pernocta una noche más en la ciudad, eso es muy importante porque significa que somos elegidos como destino para quedarse por más tiempo”.

Mientras que por su parte, Cristian Guillou, secretario de Cultura, Turismo y Deportes de la comuna capitalina señaló que “los índices resultaron altamente positivos, los ingresos a la ciudad y la ocupación hotelera fue muy alta”; al mismo tiempo que coincidió con el presidente de la cámara en que los porcentajes de ingresos son similares a los obtenidos en la última Semana Santa, los que fueron calificados como “un récord” para la provincia.

El arribo de los turistas a la ciudad generó un positivo impacto en los comercios de venta de productos regionales.

Los dulces, alfajores y pequeños objetos de recuerdo del paso por la provincia fueron los más vendidos; mientras que, aunque en menor cantidad, la indumentaria de tejidos fue de las más solicitadas.

En diálogo con los vendedores de comercios del rubro, comentaron que “lo que más buscan los visitantes son los dulces típicos de la provincia, de membrillo, cayote y nueces confitadas se llevan el primer puesto; de ahí también las bufandas, gorros, sacos y ponchos son muy buscados, sobre todo con el frío que hace en estos días”, manifestó una de las trabajadoras.

Durante los últimos días, las ventas aumentaron considerablemente, como sucede cada vez que ingresan turistas a la provincia con motivo de los fines de semana largo.

Los locales se vieron concurridos durante todos los últimos días, lo que refleja el interés de los visitantes por degustar y llevarse un producto netamente catamarqueño.