Franklin Rawson

En la primera declaración a los medios, el padre de la adolescente asesinada, querellante en la causa, aseguró que el único alivio será saber qué paso y que se haga justicia.

Franklin Rawson, el padre de Ángeles Rawson, la adolescente de 16 años asesinada, se trasladó hasta el Palacio de los Tribunales en la ciudad de Buenos Aires para ponerse a disposición del juez que investiga la causa. «Desde el primer momento estoy deseando que se sepa la verdad. Me presenté como querellante y ahora vengo a presentarme ante el juez», dijo a los medios de comunicación al hablar por primera vez ante los periodistas que informan sobre el caso.

Rawson pidió disculpas a los informadores por haberse mantenido en silencio hasta ahora. Dijo que prefirió mantenerse así para no entorpecer la investigación. Cuando se le preguntó si cree en ella dijo que «no puedo hacer declaraciones de cómo está la investigación. Me pongo en manos de la Justicia, confío. Espero que se llegue al fondo de la verdad».

Además, agregó: «Estoy pasando un momento muy malo. Entiendan que estoy en un momento anímico y hasta físico muy malo, por eso no pude atenderlos».

Rawson manifestó, también, que lo que más le importa es que «se llegue al fondo y se haga Justicia. Eso podría ser un alivio».

Cuando se le consultó sobre el ADN del encargado Jorge Mangeri, supuestamente encontrado en las uñas de su hija dijo que conocía la información, pero sin dar más detalles. «No me corresponde dar un testimonio ahora. Debe seguir adelante la Justicia con sus procesos y sus tiempos». Reconoció que lo conocía al encargado: «De hecho, viví en ese departamento antes de divorciarme. Lo conocía».

Agregó que le sorprendió la noticia, pero añadió que «no puedo hacer ninguna conjetura. No puedo opinar más».

Fuente: La Nacion