Carlos Tevez

Sus días en Inglaterra estaban contados, porque a pesar de que las disputas con su anterior entrenador, Roberto Mancini, ya pertenecían al pasado, Carlos Tevez sentía haber cumplido un ciclo en el fútbol de aquella región. Entonces, se lo empezó a mencionar en varios grandes del Viejo Continente, aunque los clubes más interesados provenían de Italia: se habló del Inter, pero el Milan y la Juventus fueron los que más fuerza hicieron para convencerlo de mudarse.

Ya anunció que quiere volver a Boca en un futuro, pero con condiciones para seguir a nivel europeo, el “Apache” se dedicó a escuchar ofertas mientras descansaba tras la temporada con el City y finalmente recalará en Turín, después de que los dirigentes de la Vecchia Signora afinaran el lápiz en Manchester y arreglaran con sus pares “ciudadanos” la transferencia por un valor superior a los 12 millones de euros (su contrato se extendería hasta el 2016 y cobraría 5,5 millones de euros por temporada más premios).
Lo cierto, es que Carlitos tendrá la oportunidad de mostrar sus cualidades en una liga de alta competencia, y quien sabe, a un año del Mundial de Brasil, tal vez tenga chances de meterse sobre la hora en la nómina final, si consigue su mejor nivel. Con tres títulos en su espalda, se despide de una institución que lo idolatró y odió al mismo tiempo, por sus constantes idas y vueltas durante su período como futbolista.
De esta manera, Gonzalo Higuaín, quien también era pretendido por la “Juve”, tendría vía libre para armar sus valijas y marcharse del Real Madrid –ya anunció que probará suerte en otro lado- rumbo a territorio británico, ya que el Arsenal de Wenger lo tiene en sus planes.