Torre Eiffel

Los trabajadores del monumento más emblemático de París, que recibe a diario la visita de unas treinta mil personas, cumplen su segundo día de huelga, generando sorpresa entre los miles de turistas desprevenidos de la medida, según informo la agencia euronews.

Los representantes de los 300 trabajadores continúan negociando con la empresa que mantiene la concesión del histórico monumento mejores condiciones laborales, aumentos salariales, y la renovación de uno de los ascensores que lleva cinco años fuera de servicio.

«Estamos en huelga porque llevamos años quejándonos del trabajo de mantenimiento, que afecta seriamente al uso del monumento, limita las posibilidades de acoger a los visitantes y perjudica nuestras condiciones laborales», según aclaró un representante sindical.

Esta estructura de hierro de 324 metros de alto, construida para la Exposición Universal de 1889, fue el año pasado el cuarto enclave cultural más visitado de la capital francesa por detrás de la catedral de Notre-Dame, la Basílica del Sacré Coeur y el museo del Louvre.

La Torre, según las cifras difundidas este lunes por el Ayuntamiento de París, mantuvo el puesto registrado el año anterior, pero perdió un 11,5% de sus visitantes, al contabilizar 6,27 millones de entradas, frente a los 7,08 millones de 2011.