María Eugenia Rojas

Cuando sólo falta un día para que se cumplan 5 meses del asesinato de María Eugenia Rojas, la psicóloga que fue hallada sin vida en su departamento el 29 de enero pasado, y luego de que se dejara en libertad al único imputado en la causa y “Bebe” Cano se autoincriminara en el homicidio, se desconoce aún quién fue el asesino de la joven y su muerte sigue impune.
El abogado querellante en la causa que investiga el homicidio de Eugenia, Enrique Lilljedahl, en diálogo con El Esquiú.com, manifestó que en la jornada de ayer, la madre de la víctima se presentó ante los fiscales de la Unidad de Delitos Especiales, Marcelo Sago y Miguel Mauvecín, para conocer el estado actual de la causa y qué avances ha habido en cuanto al esclarecimiento del crimen.
Lilljedahl explicó que los fiscales le informaron a la madre de Rojas que siguen en la espera de los resultados de ADN que se están haciendo en Jujuy para establecer si hay coincidencia en las muestras que fueron recogidas en el departamento de la profesional y las extraídas a Damián “Bebe” Cano, quien al ser detenido por el homicidio de la madre de su novia, confesó ser el autor del delito.
El abogado expresó que “nos dejaron tranquilos porque nos dijeron que no falta tanto para que sea entregado el informe de ADN”, lo que sucedería en la próxima semana.
Pese a esto, si bien el letrado opinó que los plazos están ampliamente excedidos, ésta circunstancia está sujeta a un laboratorio perteneciente a otra jurisdicción y por eso mismo, los plazos se consideran “suspendidos”. “La familia de Eugenia está angustiada y a la espera de estos resultados”, mencionó el abogado, quien agregó además que se espera por parte de la Fiscalía un informe completo del contenido del celular de la víctima.
Por otra parte, Lilljedahl indicó que los familiares de la psicóloga no han descartado aún a Mauro Orce como sospechoso, lo que sostendrán mientras no estén todas las pruebas dadas.

Orce

Por su parte, Pedro Vélez, uno de los abogados defensores de Mauro Orce, el único imputado por la muerte de María Eugenia, pero que fue dejado en libertad luego de que Cano confesara el asesinato, dio a conocer su disconformidad con relación a lo que a la investigación llevada a cabo por parte de Mauvecín y Sago, ya que la misma “depende exclusivamente de los informes de ADN”, sin que hayan apelado a otros métodos alternativos que podrían brindar indicios sobre la culpabilidad o inocencia de Cano.
“Se podría analizar el teléfono del sospechoso para determinar en qué célula estuvo la noche de ese asesinato”, estimó, indicando que esto no se hizo.
Vélez explicó que se podría establecer a través de la compañía de telefonía celular la locación del cliente a través de la antena que utilizó, lo que ayudaría a determinar si Cano estuvo en inmediaciones a la avenida Virgen del Valle en la hora en la que se cometió el homicidio, o estuvo en El Rodeo, como aseguró cuando fue llamado a prestar testimonial en relación con el crimen de la psicóloga.
A su vez, agregó el abogado, “se podrían tomar testimoniales a personas que estuvieron con el imputado la noche de los hechos”, pero todo esto “no se hizo aún. Si se caen los ADN por un accidente de laboratorio u otros motivos, se cae la causa”. Cabe destacar que María Eugenia Rojas fue hallada apuñalada en el incendio que su homicida desató en su departamento, el 29 de enero pasado.