Ángeles Rawson

Las pericias revelaron que en tres uñas de la adolescente asesinada hay material genético del portero, acusado del homicidio. Sería la tercera prueba contundente contra el encargado. Hoy se conoció un audio que puede ser clave.

Los nuevos peritajes revelaron que se encontró ADN de Jorge Mangeri en otras dos uñas de Ángeles Rawson, lo que complica todavía más la situación del portero que trabajaba y vivía en el edificio de Ravignani.

Esta prueba se suma al dato de que ya habían hallado material genético en otro dedo de la joven asesinada, por lo que el cerco se cierra alrededor de la figura del principal acusado del asesinato que conmueve a la sociedad.

Este sería el tercer examen de ADN que vincula al portero de manera clara con el asesinato de la adolescente de 16 años, cuyo cadáver apareció en la Ceamse de José León Suárez.

La investigación continúa y el juez Javier Ríos intenta determinar cuál pudo ser el detonante que desembocó en el crimen. Además se trabaja en la hipótesis de que Mangeri haya contado con la colaboración de otra persona.

Datos del consorcio

Algunos vecinos del edificio de la calle Ravignani 2360, donde vivía la joven Ángeles Rawson, comprometieron aún más a Mangeri con sus declaraciones.

Varios de los que declararon en calidad de testigos durante esta madrugada señalaron que el día de la desaparición de Ángeles, el encargado sugestivamente les solicitó sacar la basura dos horas antes de lo acostumbrado.

En tal sentido, una de las mujeres que residen en el inmueble explicó a la Justicia que el pasado día 10 se cruzó con Mangeri en la terraza y contó que lo notó «muy extraño«.