Dolar

El dólar oficial se operó a $5,34 para la compra y a $5,395 para la venta en casas de cambio y entidades financieras de la City porteña, mientras que el libre, aunque con acotadas operaciones, se negoció al cierre a 7,98 pesos vendedor, siete centavos menos que el viernes último.

Desde este lunes rige el nuevo plan de exteriorización de capitales, que permanecerá abierto por el lapso de 90 días, y cuyo fin es dinamizar el sector inmobiliario, de la construcción y el energético, y la actividad económica en general.

La expectativa oficial es que los Cedin le quiten presión al dólar «blue», aunque algunos analistas escépticos advierten que podría tener el efecto contrario.

«Todo el mercado es muy chico. Hay mucha expectativa por los Cedin, pero como es algo nuevo tiene que comenzar engranar y ver qué pasa», dijo un operador a Reuters.

El dólar en el segmento interbancario o mayorista, donde opera el Banco Central con compras y ventas de sus reservas para equilibrar la liquidez, avanzó levemente a un nivel máximo histórico de 5,39/5,3925 pesos.

La cautela por parte de operadores ante controles oficiales para desalentar los negocios impidió operaciones en el mercado marginal de cambios en sesiones previas. La AFIP y el Banco Central sólo permiten comprar limitadas divisas para turismo e importaciones imponiendo restricciones para evitar una fuga de capitales.

En las pizarras de los locales de cambio de divisas ubicados en el microcentro porteño, el euro operó a 7 pesos para la franja compradora y a $7,18 para el segmento vendedor.

Esperan el ingreso de dólares

Los interesados recibirán en entidades financieras un bono denominado Cedin, destinado a estimular el mercado inmobiliario, a cambio de dólares que estén fuera del circuito legal, en el extranjero o en cajas bancarias de seguridad.

«El Cedin (Certificado de Depósito de Inversión) tendrá un efecto dinamizador y brindará liquidez a la economía», dijo el presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV, reguladora del mercado de capitales), Alejandro Vanoli, en el portal oficial.

Uno de los puntales económicos del gobierno de la presidente Cristina Kirchner, el diputado y ex viceministro de Economía Roberto Feletti, afirmó que el mecanismo «podría permitir blanquear capitales por unos 5.000 millones de dólares».

En el país y en manos de residentes argentinos hay unos u$s40.000 millones fuera del sistema, suma que se triplica si se cuentan los paraísos fiscales, según el viceministro de Economía, Axel Kicillof. A efectos comparativos, el Banco Central (BCRA) atesora unos 37.500 millones de dólares.

La oposición rechazó el proyecto en el Congreso con el argumento de que legitima a quienes evadieron impuestos.

«A cambio de dólares, al ahorrista le darán un Cedin para una operación con inmuebles», dijo a radio El Mundo Roberto Arévalo, presidente de la Cámara Inmobiliaria.

La Cámara había denunciado este año «la parálisis» del sector desde que Kirchner implantó en 2011 un régimen de control cambiario que prohibió la venta de dólares para ahorro o negocios con viviendas.

Este «cepo cambiario» intenta evitar una fuga de capitales que sumó u$s22.000 millones en 2011 y que bajó a 4.000 millones en 2012 por las medidas, según el BCRA.

«El Cedin va a tener en el mercado secundario un valor cercano al ‘blue’. Esto reactivará al sector inmobiliario», dijo a radio El Mundo el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss.