Enzo Francescoli

En una charla con Deportivo Télam, Enzo Francescoli se refirió al presente del fútbol argentino, como así también a River Plate, que este año tendrá elecciones y él, a diferencia de las anteriores en la que apoyó a Ricardo D’Onofrio, no tendrá vinculación con ningún candidato. Cabe destacar que por este motivo está enfrentado con Daniel Passarella; en tanto, sobre la AFA dejó en claro que sus dirigentes ya no tienen la misma rapidez para resolver como antes los problemas de las canchas.

«Lo que pasa es que acá no solamente se trata de los treinta y pico de años que Julio Grondona está al frente de AFA, sino de que las estructuras se mantienen a través del tiempo, como ocurre en el resto de Sudamérica. Hay muchas cosas por cambiar, porque cada vez hay menos reacción ante los hechos de violencia y como diría Diego (Maradona) se les escapa la tortuga, ya que realizan un torneo y no se sabe quién es el campeón», expresó el uruguayo cuando se le preguntó por la realidad del fútbol argentino

«Debe existir una apertura mayor. Alemania es una demostración de esto y su fútbol creció a nivel clubes, pero eso va a repercutir positivamete también en su seleccionado. En Argentina eso no va a suceder por la AFA», sostuvo el ex jugador de River, quien de esta manera cuestionó el manejo de la dirigencia, aunque afirmó: «Además, con la sangría constante de jugadores que existe por razones económicas, es imposible mantener el nivel en Sudamérica», apuntó.

Por último, también se refirió a River y su relación con el técnico Ramón Díaz y el Presidente Daniel Passarella. «A Ramón lo ví en el partido homenaje a Ortega en San Juan, pero no hablo con él, mientras que lo mismo con Daniel, porque todos saben lo que pasó cuando fueron las elecciones pasadas (Francescoli apoyó a D’Onofrio y Passarella se molestó). Sin embargo, con los dos está todo bien, pero acá River es más importante que todos nosotros», afirmó el ex jugador, quien dejó en claro el panorama en las elecciones. «No voy a apoyar a nadie, porque prefiero quedarme al margen».