Evo Morales partió desde Austria hacia España

A las 6:45 de la Argentina, el avión oficial del presidente de Bolivia, Evo Morales, partió desde el aeropuerto de Viena, en donde estuvo retenido durante más de 14 horas.

El avión boliviano partió luego de que Francia, Italia y España dieran marcha atrás y permitieran el paso de la aeronave por su espacio aéreo. Está previsto que la máquina realice una parada técnica en Canarias.

Los países europeos tomaron la decisión de rechazar el paso de la aeronave de Morales porque tenían la sospecha de que transportaba hacia América Latina a Edward Snowden, el «topo» de la CIA.

El embajador boliviano en Austria, Ricardo Martínez, detalló lo vivido por Evo Morales, y aseguró que el Presidente «estuvo secuestrado durante 14 horas» en el aeropuerto de Viena, ante la negativa de varios países europeos de impedir que el avión presidencial atravesara el espacio aéreo.

Martínez dijo que Bolivia pedirá a los gobiernos de Italia, Francia, España y Portugal los argumentos por los cuales negaron el tránsito del avión que transportaba al presidente de Bolivia.

«Ha permanecido en el aeropuerto de Viena 14 horas, prácticamente secuestrado por un sistema que lo ha conminado a no tener permisos de vuelo por diversos países. Es una de las pocas veces en la historia que se da un trato tan inhumano a un presidente de una República», sostuvo Martínez.

En diálogo con el programa «Empezando el día», que conduce Luis Novaresio por radio La Red, el diplomático resaltó el apoyo recibido por varios países, y destacó que Morales habló varias veces por teléfono con Cristina Kirchner.

«No creo que hay un conflicto, pero si un cuestionamiento moral respecto a todas las convenciones y tratados internacionales que garantizan el libre tránsito, mucho más de un avión que tienen status diplomático«, reflexionó Martínez.

La palabra de Evo Morales

Durante su estadía en Viena, el jefe de Estado aseguró que «el secuestro» de su avión en tierras europeas «responde a una política imperial que busca amedrentar y amenazar a todos aquellos países y gobiernos que piensan diferentes y no se rinden a intereses hegemónicos».

«Esto es un pretexto para tratar de amedrentarme, para intimidarme y escarmentarme. Un pretexto sobre todo para tratar de acallarnos en la lucha contra las políticas económicas de dominación«, declaró Morales, en relación a las acusaciones.

Desde el aeropuerto de Viena, el mandatario aseguró: “No nos vamos a asustar. Somos un país pequeño pero con dignidad (…) les digo a los países europeos; No estamos en tiempo de colonia y no nos dejaremos intimidar. Este es el tiempo de los pueblos”.