Novak Djokovic-Del Potro

El argentino Juan Martín del Potro aseguró que el tenis que mostró en su derrota ante el serbio Novak Djokovic en las semifinales de Wimbledon fue aún mejor que el que lo llevó a ganar su mayor título, el Abierto de los Estados Unidos en 2009. «Pienso que jugué mejor, pero es otra superficie, otro oponente. Nole corre en césped como en polvo de ladrillo o en cancha dura. Debía tirar muchos winners en cada punto y siempre volvía la pelota», dijo el argentino tras la derrota por 7-5, 4-6, 7-6 (7-2), 6-7 (6-8) y 6-3.

Las 4 horas y 43 minutos de juego significaron el encuentro más largo que se haya visto en una semifinal de este Grand Slam. Sin embargo, para la “Torre de Tandil” fue un disgusto ir a la conferencia de prensa: «Me costó hasta venir acá. Iba a venir más temprano y no podía», dijo el número ocho del ranking, quien a pesar de su fastidio se permitió realizar algunas bromas cuando le preguntaron si creía que Djokovic podría recuperarse para la final. «Primero espero recuperarme yo«, respondió entre risas.

Luego, más serio, el tandilense admitió que se lleva una «terrible amargura» y que sintió que el duelo «estuvo muy cerca»: «Fue un partido realmente de alto nivel. Pero estoy triste porque perdí y pude derrotarlo. Jugué mi mejor tenis durante un largo tiempo, pero no fue suficiente para vencer al número uno«, destacó Juan Martín, que pese a la tristeza reconoció haber gozado del espectáculo brindado. «Realmente disfruté el partido, porque fue dramáticojugué puntos increíbles y el público disfrutó. Para mí eso fue fantástico. Seguramente será un partido que se recordará en los próximos años«.

En relación a su futuro, Del Potro manifestó que tiene grandes posibilidades para sus próximos compromisos, dado que si mantiene el nivel «vendrán buenas batallas y estaré listo para ellas«.

Finalmente, en el balance que realizó “Delpo” destacó su enorme esfuerzo para alcanzar una instancia a la que nunca había alcanzado en Wimbledon: «La última vez que sentí algo así fue en Indian Wells (entonces derrotó a Djokovic y al británico Andy Murray y alcanzó la final). Es muy importante saber que puedo ser peligroso y darles pelea a los mejores del mundo».

Ahora apuntará a la gira norteamericana sobre canchas duras, por lo tanto el argentino mantiene las esperanzas intactas de volver a consagrarse en el US Open: «Voy con la mejor motivación del mundo. Esto, más allá de la derrota, me motiva mucho para seguir entrenando. Me motiva saber que estoy otra vez en competencia. Fue mi mejor Wimbledon y jugué mis mejores partidos en lo que va del año junto a otros torneos».