La Fragata Libertad

Ya estaba todo preparado para el 44° viaje de instrucción, e incluso se habían publicado los afiches en los que se invitaba a los socios de los clubes náuticos a darle el adiós a la Fragata Libertad este sábado a las 15 en el puerto de Buenos Aires.

Pero todo cambió de repente en las últimas horas, en las cuales la Armada Argentina decidió que la emblemática embarcación permanezca por el momento en aguas argentinas.

Según el vicepresidente de la Liga Naval Argentina, Fernando Morales, el motivo oficial es que la tripulación pueda prepararse mejor para un encuentro de grandes veleros que el próximo año visitarán nuestro país y recorrerán Latinoamérica en una muestra de amistad e integración regional, con motivo del Bicentenario del Combate Naval de Montevideo.

El evento comenzará en febrero, en las costas de Brasil y Uruguay. Posteriormente, los veleros se dirigirán a los puertos de Mar del Plata y Ushuaia, y luego continuarán por el océano Pacífico para visitar Chile, Perú, Ecuador y Colombia. Ya en el Caribe, tocarán puertos de Venezuela, República Dominicana y México, para finalizar su periplo en julio en el puerto mexicano de Veracruz.

La Fragata “Libertad”, como embajadora argentina en los mares, será anfitriona del encuentro y a ella se sumarán, en representación de nuestro país, el motovelero oceanográfico “Dr. Bernardo Houssay”, de la Prefectura Naval Argentina, y el catamarán “Ice Lady Patagonia II”, de la Asociación de Exploración Científica Austral.

Para ello, se ha planificado que el próximo Viaje de Instrucción se inicie en enero de 2014 y, mediante un relevo al promediar la travesía, permita alcanzar los días de mar y las prácticas profesionales necesarias para culminar la formación de los Guardiamarinas de las Promociones 142° y 143° de la Escuela Naval Militar.

Sin embargo, de acuerdo a otras fuentes consultadas por Infobae el motivo real por el que la Fragata Libertad no realizará este año su viaje de instrucción es porque no están disponibles los dos millones de dólares que se necesitan para realizar el viaje de cinco meses de duración.

Esto llama la atención teniendo en cuenta que el famoso barco, que el año pasado estuvo retenido 77 días en Ghana por la disputa con un fondo buitre, estaba siendo aprovisionado en el puerto de Buenos Aires para zarpar este sábado en su nuevo viaje de instrucción.