Explotó un tren cargado de petróleo

El accidente ocurrió en las primeras horas de ayer cuando una formación cargada con petróleo, por circunstancias que se investigan, explotó y sus fragmentos incendiados se esparcieron por todo el pueblo de 6000 habitantes, lo que constituyó una de las mayores tragedias ferroviarias de ese país.

Los bomberos continuaban trabajando hoy para combatir las llamas que todavía afectaban a la población tras la explosión en cadena de la formación con vagones cisterna repletos de petróleo crudo que estaba estacionado y sin conductor.

Lac Megantic se encuentra a 139 kilómetros de Quebec y tiene 6.000 habitantes, un tercio de los cuales debieron ser evacuados y alojados en un centro educativo, reportó la agencia italiana Ansa.

«El trabajo de búsqueda de desaparecidos entre los escombros. Hay que comprender que todavía hay un incendio y un gran perímetro que aún es inaccesible a los investigadores», dijo Michel Brunet, vocero de la policía de Quebec.

«Nuestros pensamientos y oraciones van a las familias y los amigos de las personas afectadas por el trágico descarrilamiento del tren»
Stephen Harper, primer ministro de Canadá

Brunet precisó que «otros dos cuerpos fueron encontrados hoy, lo que eleva a cinco la cantidad de cadáveres hallados entre los escombros y restos calcinados» y agregó: «Hay al menos 40 personas desaparecidas».

La primera ministra de Quebec, Pauline Marois, quien visitó ayer la zona afectada y los centros de evacuados junto a la alcaldesa Colette Roy Laroche, dijo estar «profundamente impactada» por la dimensión de la tragedia, al tiempo que reiteró el apoyo de su gobierno a la población de Lac Megantic.

El primer ministro del país, Stephen Harper, que era esperado hoy en la localidad, aseguró que  «nuestros pensamientos y oraciones van a las familias y los amigos de las personas afectadas por el trágico descarrilamiento del tren».

Edificios, casas, locales comerciales y un bar fueron completamente destruidos en un paisaje que quedó desolado, aunque todavía no hay un balance oficial de los daños.

Tampoco trascendieron las posibles causas del siniestro, teniendo en cuenta que los 72 vagones de trenes se encontraban parados, sin chofer y de repente comenzaron a desplazarse y a tomar una velocidad alocada, según testigos.

«El crudo en llamas comenzó a dirigirse por las calles mientras empezaban a incendiarse algunas viviendas», escribió el diario Journal de Montreal on line.

El periódico agregó que «el petróleo estaba tan caliente que el asfalto comenzó a derretirse».