pan

Una marcada incertidumbre predomina en el rubro de las panaderías de la Capital provincial en las últimas horas. Es que al margen de que muchos de los propietarios fueron informados por el Centro de Industriales Panaderos, Pasteleros y Afines de Catamarca (CIPPAC), de que comenzarían a recibir las bolsas de harina subsidiada por el Gobierno nacional, a un precio de $150 por 50 kilos, nadie tiene certezas de cuándo llegarán, ni tampoco, qué molino las enviará.
El acuerdo, como lo informó este diario, fue el que se alcanzó desde la Federación de Asociaciones de Panaderos y de la Federación de Molinos, que rubricaron el arreglo con la Secretaría de Comercio Interior.
Pero esa bolsa de harina, a precio subsidiado (en la actualidad, el valor de los 50 kilos está por encima de los $250), por el momento no llegó ni a una sola panadería de la Capital.
«Hay que ver si es que esta harina llega a Catamarca, a qué precio llega, y con qué regularidad se entrega en las panaderías», dijeron con expresiones casi idénticas dos empresarios del rubro panadero de esta Capital.
El arreglo al que se arribó dentro del CIPPAC es que las panaderías elaborarían este pan «subsidiado» utilizando la harina con el precio especial, y que se vendería sólo hasta las 10 de cada día, lo que generaría suspicacias entre los comerciantes y los clientes.
En promedio, una panadería utiliza entre 5 y 10 bolsas diarias de harina para la elaboración de todos sus productos, desde el pan francés hasta los artículos de repostería.
Pero lo que más incomoda a los empresarios del rubro, es que se pretende reducir el precio de venta el público a un valor que consideran imposible. Es que cuando la bolsa de harina estaba a $100, el pan se vendía a $14. Ahora, la bolsa costará $150, y se pretende venderlo a $10 por kilo.
«A muchos de nosotros no nos cierran los números por ningún lado», argumentaron los panaderos.