El enre se suma para que se cambie el cableado

Uno de los integrantes del Ente Regulador de servicios públicos y otras concesiones, Antonio Ramazzi, le aseguró a este diario que la solución implementada para reemplazar todo el cableado subterráneo que tiene en la actualidad el barrio Mil Viviendas (Libertador II) es la mejor para frenar el robo de energía de parte de los vecinos.
Igualmente, estimó que se trata de un cableado «inseguro» y con pocas posibilidades de realizarle mantenimiento, debido a que justamente si ocurre una falla «el cable que va desde la conexión a la línea de baja tensión hasta la primera caja dentro de la casa, va por debajo de la casa del vecino, es decir, que si hay un problema, tengo que romper el living de la otra casa hasta hallar el problema».
Además de insistir en que todo el cableado subterráneo desde que se hizo en la década del ’80 está «fuera de norma y por lo tanto, es anti-reglamentario», el funcionario del ENRE destacó que con el cableado aéreo (una obra que inició el ministerio de Obras Públicas pero que aún no concluyó) se podrá solucionar el problema del robo de energía. Y que serán instalaciones «más seguras» para todos los vecinos del populoso conglomerado.
Aun así, los vecinos se enfrentan a otro problema: pronto la empresa distribuidora de energía suspenderá el servicio energético por las líneas subterráneas y electrificará los cables aéreos. Y la gente debe hacerse cargo de instalar un cable desde el pilar que la empresa ya colocó, hasta la primera caja seccionadora de su casa.

Consumo

El domingo último, se registró un pico en el consumo de electricidad en el Valle Central, que llegó a 104 megavatios (MV), a las 21 del día señalado y por las bajas temperaturas registradas. La EC Sapem indicó que 73 MV llegaron por las líneas de Transnoa, en tanto que los otros 31 MV fueron aportados por los generadores. Pidieron, por lo tanto, vigilar el consumo energético.