Balanza comercial

La diferencia entre las exportaciones e importaciones logró en el sexto mes del año revertir la contracción interanual que se observaba desde comienzos del año.

En su anticipo del dato que el Indec tienen previsto difundir en detalle el 23 de julio Cristina Kirchner no dio detalles del comportamiento de los componentes del intercambio comercial.

Se sabe que estacionalmente el cuatrimestre mayo a agosto son los de mayor concentración de las exportaciones, por la estacionalidad alta de la venta de la cosecha gruesa, la cual este año acusa una apreciable recuperación después del fracaso de la campaña precedente.

Además, en junio se observó una singular tonificación de las ventas de automotores a Brasil.

Cepo comercial

Mientras que del lado de las importaciones, en el sexto mes del año se habrían reactivado las de bienes de capital, según surgió de la planilla de recaudación de la AFIP y también de combustibles para hacer frente a las necesidades energéticas con la llegada del invierno.

Por el contrario, se habrían limitado las autorizaciones de compras externas de insumos importados y de bienes de consumo, como forma de atenuar el drenaje de divisas de las arcas del Banco Central.

Pese a que el saldo volvió a ubicarse por tercer mes consecutivo por arriba de los u$s1.000 millones, y superó en u$s235 millones al de junio de 2012, la autoridad monetaria no pudo evitar cerrar el mes con una baja de la posición de reservas en u$s1.546 millones.

De ahí surgió un drenaje neto en el mes de más de u$s2.600 millones, el cual se explicó por el pago de vencimientos de deuda, desequilibrio del turismo internacional, pago de deuda `privada y baja de depósitos de particulares en dólares en el sistema bancario.