Damián Bebe Cano

Finalmente, y luego de una espera que se prolongó por dos meses, llegaron desde el laboratorio de Jujuy los resultados de los análisis de ADN que se efectuaron cotejando las muestras halladas en el departamento de María Eugenia Rojas y las tomadas de Damián “Bebe” Cano, quien se autoincriminara en el homicidio de la psicóloga al ser detenido por el asesinato de Susana Aguilar.

Fuentes judiciales dieron a conocer que rastros de ADN de Cano fueron encontrados, efectivamente en tres lugares puntuales del departamento de la psicóloga. Es así que se hallaron muestras en una botella de Coca Light descartable que se encontraba sobre la mesa de la joven, en dos colillas de cigarrillos que habían sido arrojadas sobre el cadáver de la misma y sobre un preservativo, que no contenía semen en su interior, pero que había sido abierto.

En este sentido, el abogado querellante por la familia de la joven asesinada, Enrique Lilljedhal, manifestó que las mencionadas pruebas, si bien sitúan a Cano en el lugar de los hechos, les plantea una gran duda.

La misma radica que en el preservativo hallado, no sólo había rastros de ADN de Cano, sino que contenían ADN de otra persona de sexo masculino, pero la cantidad era insuficiente para determinar la identidad de éste.

“De todas maneras, las pruebas no desechan la hipótesis de que Orce haya participado del hecho”, manifestó a El Esquiú.com el abogado.

Sobre esto, agregó que en el marco de la investigación que se está llevando a cabo por parte de la Unidad de Delitos Especiales, fue rechazado el pedido de sobreseimiento de Mauro Orce; por lo que como querellantes en la causa, solicitarán que la línea de investigación continúe con Orce como uno de los imputados.

Orce

Asimismo, este medio dialogó con Pedro Vélez, el abogado defensor de Mauro Orce, hasta este momento, el único imputado por el homicidio de la joven, quien tuvo una lectura completamente diferente de los resultados de ADN que se dieron a conocer ayer.

Vélez, en este sentido, indicó que todas las pruebas científicas avalan la teoría de que, efectivamente, Damián “Bebe” Cano, tal y como él mismo reconociera oportunamente, es el culpable del homicidio de Rojas, por lo que las pruebas dadas a conocer ayer, “ameritan con mayor razón el sobreseimiento que fue solicitado para Orce”. A Cano por el hecho, se debe elevar el Decreto de Determinación del hecho que tendría como imputado a Cano, para llegar así a la indagatoria de éste.

Según explicó Vélez, este decreto, entonces, sería contradictorio al ya existente en relación a su defendido, por lo que los fiscales deberían finalmente pedir al juez de Control de Garantías, el sobreseimiento del imputado.

Sobre esto, Vélez manifestó que no recibió notificación alguna, y que teniendo en cuenta los tiempos que hasta ahora manejó la investigación y el hecho de que Orce ya no está detenido, los plazos no son perentorios y sería de esperar que la indagatoria a Cano, se aplace para después de la Feria de Invierno.

“Aún no está ligado a la causa”

El Esquiú.com, luego de haber sido dados a luz los tan ansiados resultados de las muestras de ADN, consultó también la opinión del abogado defensor de Damián Cano; Adolfo Castellanos, quien manifestó no haber recibido notificación alguna al respecto. Castellanos especificó que la información que tiene la obtuvo a través de los medios de comunicación, ya que su defendido no está aún de manera formal, ligado a la investigación que se lleva adelante por el crimen de la psicóloga.

Sobre los resultados, sin embargo, Castellanos mostró su sorpresa en referencia a la muestra que se halló en el preservativo -que señala indudablemente a su defendido- indicando que es, al menos llamativo que si “la víctima no presentaba señales de abuso sexual, y aparentemente no tuvo sexo con nadie antes de ser ultimada, el profiláctico contenga muestras de Cano.

A su vez, dio a conocer que aún no recibió ninguna notificación sobre una posible fecha para la indagatoria de su defendido, para lo que espera, se presente primero el Decreto de determinación del hecho, que vincularía directamente a Cano como imputado en relación al homicidio de María Eugenia Rojas, ocurrido el 29 de enero pasado.