tomate

La Secretaría de Comercio Interior y el Mercado Central recomendaron reducir la demanda en los próximos dos meses. Responde a la estacionalidad de baja de la producción.

«Por motivos estacionales, que implican una rotación de las zonas de cultivo, la Corporación del Mercado Central de Buenos Aires informa a la población sobre una posible escasez de tomate. Por tal motivo, y por un lapso aproximado de sesenta días, se sugiere el consumo de productos alternativos», indica el comunicado.

Es curioso: si es estacional, era algo predecible, y por tanto no se explica la falta del producto por ese fenómeno. Al menos eso no ocurrió en los últimos 40 años.

Como ocurre con el pan y con otros productos afectados por el exceso de controles de precios administrados a valores inferiores a los que equilibra la oferta y demanda, y en un escenario de limitada competencia con el resto del mundo, se producen focos de escasez.

De ahí que el organismo a cargo de Guillermo Moreno sugirió «buscar alternativas para su reemplazo en la alimentación cotidiana«.

Y agregó: «Existe una excelente provisión del resto de los treinta y cinco productos frutihortícolas que integran la canasta básica».

consumo de tomateconsumo de tomate

Ecónomas a trabajar

Según el comunicado, pasado el período de 60 días indicados se prevé «el ingreso de la producción de la zona de la provincia de Corrientes», lo que permitirá la «normalización del abastecimiento».

Por tanto, «solicitan a las asosciaciones de consumidores que asesoren a la población en el uso de recetas alternativas que permitan una alimentación sana y saludable de las familias argentinas».

Se repite la recomendación hecha por la escasez de trigo, usar productos alternativos para reemplazar el pan.