Guillermo y Máxima

Guillermo y Máxima de Holanda han sido recibidos por la reina Isabel en el Castillo de Windsor, en el que ha sido su primer encuentro con ella desde que se convirtieran en Reyes de los Países Bajos. La soberana europea que más años lleva en el poder, concretamente 61, no dudó en felicitar al rey Guillermo Alejandro por su coronación del pasado 30 de abril.

A juzgar por las fotografías, y al tratarse de una visita de carácter privado, se trató de un encuentro informal, sin la pompa y el boato que suele rodear a otros acontecimientos reales. La reina Isabel recibió a Guillermo y a Máxima a las puertas de su sala de estar en Windsor con dos besos y un apretón de manos, y les guió hasta el interior, donde posaron juntos para el fotógrafo que inmortalizó el encuentro. Se desconoce qué temas trataron, pero no cabe duda de que el inminente nacimiento del hijo de los Duques de Cambridge sería uno de ellos.

Esta visita oficial de los soberanos holandeses se encuadra dentro de la gira de presentación que, por el momento, les ha llevado a Alemania, Dinamarca y Luxemburgo. El encuentro ha precedido a la serie de viajes que Guillermo y Máxima tienen previsto hacer a distintas monarquías europeas -visitarán Noruega el 2 de octubre y Bélgica el 14 de octubre- y ha tenido lugar en la zona privada del palacio, residencia de Isabel II a las afueras de Londres.

Al tratarse de una visita de cortesía, los reyes Guillermo y Máxima no se acompañaron de ninguna delegación y tampoco se reunirán con el Primer Ministro británico o con el Presidente del Parlamento.

La reina Isabel, de 87 años, recibió a sus homólogos holandeses el miércoles a última hora de la tarde en la zona privada del castillo. En esta ocasión, la soberana no estuvo acompañada de su marido, el Duque de Edimburgo, que se recupera de una reciente operación de estómago.