Madonna di Buonaria Virgen del Buen Aire

Una imagen de la Virgen del Buen Aire (Madonna di Bonaria), ahora Patrona de la Policía Metropolitana, fue bendecida por el Papa Francisco antes de ser traida desde la región de la Cerdeña, en Italia, a la ciudad de Buenos Aires.

En la Catedral de Buenos Aires se llevó cabo la ceremonia de recepción de la Patrona, una ceremonia que fue encabezada por el arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli.

Estuvieron presentes en el acto el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro; el presidente de la región de Cerdeña, Ugo Cappellacci; los jefes de policía, Horacio Giménez y Ricardo Pedace, integrantes de la cúpula policial y funcionarios del Gobierno de la Ciudad.

La imagen de la Virgen del Buen Aire (Madonna di Buonaria), ahora Patrona de la Policía Metropolitana, llegó al país el miércoles 10 de julio desde la Isla de Cerdeña.

«Nos acercamos a la visita del Papa a nuestra tierra, que representa un gran mensaje de fe y esperanza para un pueblo como el nuestro, que sufre pero no se resigna y con dignidad, coraje, afronta las adversidades de una crisis que pone una prueba dura a nuestra estructura social», afirmó Capellacci.

La imagen fue entregada al comisionado general de la Policía Metropolitana, Esteban Sanguinetti; al director de Cultos de la Ciudad, Alfredo Abriani y al capellán general de la fuerza, presbítero Federico Trapaglia.

«Para los integrantes de esta nueva fuerza es un hecho de tal relevancia histórica que bien puede ser considerado por nosotros irrepetible e insuperable», expresó el jefe de la policía.

Giménez agregó que «la Institución da gracias al pueblo de la Región Autónoma de Cerdeña y en especial a su presidente que nos honra con su presencia».