Marcelo Belmonte

Marcelo Belmonte, es otro de los casos emblemáticos que tiene el artesano del interior de nuestra provincia, que tomó este noble oficio como  una salida laboral en tiempos difíciles y la abrazo para que sea una forma de vida.

Hombre de pocas palabras pero de una expresión muy rica en la rodocrosita, una piedra semipreciosa tan noble como hermosa en sus formas, nos comentó acerca de su trabajo que surgió como una necesidad y se trasformó en arte.

“Este es el segundo año que vengo yo a la Fiesta del Poncho”, comenzaba diciendo Marcelo y continuaba: “pero hará unos 7 u 8 años que me dedico a la piedra; no tenía laburo y tenía que laburar de algo y encontré esto por suerte”.

Sobre cómo se dio su encuentro con el oficio y el amor a la piedra, Marcelo no dijo. “comencé solo prácticamente, aprendiendo con algunos amigos, casi en forma autodidacta”.

“Yo tengo unos amigos allá, que ellos trabajan con la piedra, me gustaba y comencé a trabajar yo, y después me hice el carnet de artesano y así comencé”, nos comentó el artesano de la “Perla del Oeste” y siguió diciendo: “No tenía experiencia con la rodocrosita comencé con esto y después me fui perfeccionando y a tomarlo como una salida laboral que me ayuda para salir adelante”.

En cuanto a donde consigue la piedra para sus creaciones, Marcelo nos manifestó: “a la piedra se la compro a la empresa del gobierno ellos nos la vende a nosotros”.

Del trabajo específico que realiza con la piedra, Belmonte nos comentó. “es fácil, hay que cortarla, darle la forma, pulirla, lijarla”, decía el joven artesano y continuaba: “yo trabajo en mi casa, en el patio, tengo una casa de barrio y en la pileta del patio lo pongo al motor y ahí trabajo”.

El trabajo del artesano andalgalense, se distingue por mostrar bijouterie, y nos comentaba que todo depende también, del tamaño del material que consigue y dice: “Cuando se consigue piedra chica hacemos cosas chicas, anillos, aros y ese tipo de cosas, y cuando conseguimos piedras más grandes podemos hacer otras cosas más grandes como figuras o huevos, que a la gente le gusta mucho”.

En cuanto a las expectativas que tiene para esta edición de la fiesta del Poncho, el artesano nos dijo. “son buenas para este año, el año pasado hice clientes y después te piden mercadería, este año viene bien y uno espera lo mejor”.