burns

Después de casi dos semanas sin pronunciamientos contundentes, Estados Unidos dio un claro guiño al gobierno de transición en Egipto tras el golpe de Estado promovido por el Ejército. El subsecretario de Estado del gobierno de Barack Obama, William Burns, se reunió en El Cairo con el primer ministro egipcio, Hazem al Beblaui.

Burns es el primer responsable estadounidense que visita Egipto después de que las Fuerzas Armadas depusieran al primer presidente electo de ese país, Mohammed Morsi, el pasado 3 de julio.

Durante el encuentro con Al Beblaui, Burns analizó el período de transición en el país, la situación regional e internacional, informó un comunicado oficial, publicado en la agencia de noticias estatal egipcia, Mena.

Burns llegó ayer a Egipto en una visita de tres días en la que tiene intención de reunirse con las nuevas autoridades, representantes de la sociedad civil y empresarios.

Antes de iniciar el viaje, el Departamento de Estado estadounidense explicó que durante sus conversaciones Burns «hará hincapié en el apoyo de Estados Unidos al pueblo egipcio, al fin de toda violencia, y a una transición que conduzca a una sociedad inclusiva y a un gobierno civil elegido democráticamente».

La Casa Blanca aún no ha decidido si considera el derrocamiento de Morsi como un golpe de Estado. En casi que así sea, estaría obligado por ley a suspender la ayuda a Egipto, que asciende a 1500 millones de dólares anuales, de los cuales 1300 van al Ejército.

Washington ya había pedido que Morsi, actualmente detenido por las fuerzas armadas, sea puesto en libertad. La demanda no encontró respuesta en El Cairo, donde una gran parte de los manifestantes y de la prensa hostiles al ex presidente acusan a Estados Unidos de mostrarse indulgente con él cuando era presidente de Egipto.

Un nuevo gabinete

Por otro lado, el economista liberal Al Beblaui, primer ministro del gobierno del jurista Adly Mandur, recibió hoy a más candidatos a ministro, en sus consultas para formar un Gobierno de transición.

El nuevo ministro de Planificación es Ashraf al-Arabi, un economista educado en Estados Unidos que ya había ocupado ese puesto bajo el depuesto Morsi hasta mayo pasado. El titular de esa cartera dijo que la asistencia económica de los países árabes ayudará a Egipto a superar el período de transición, por lo que «el momento no es apropiado para comenzar nuevas negociaciones con el FMI».

Además, Al Beblaui recibió hoy al ex ministro de Telecomunicaciones Atef Helmy, que se mantendría en la misma cartera; al ex gobernador de la provincia de Qena Adel Labib, candidato a ministro de Desarrollo Local, y a Ahmed Daruish, al frente del Ministerio de Desarrollo Administrativo en la época del presidente Hosni Mubarak, que repetiría en el cargo.

Ayer, Beblaui se entrevistó con el ex embajador de Egipto en EEUU Nabil Fahmi, que dijo haber aceptado el puesto de titular de Exteriores; y el ex ministro de Turismo Munir Fajri Abdelnur, que ocupará una cartera de Inversiones, entre otros.

La formación de este Ejecutivo es uno de los pasos del período de transición que comenzó después de que el Ejército egipcio destituyera a Morsi tras protestas masivas el 30 de junio que pedían la celebración de elecciones presidenciales anticipadas.

Hace una semana, Mansur emitió una declaración constitucional, que sienta las bases del periodo transitorio. Ese texto, de 33 artículos, contempla una reforma de la actual Constitución -suspendida por los militares-, que será sometida a referéndum antes de las legislativas.

Asimismo, concede al presidente provisional y a su Gobierno todo el poder legislativo, y estipula un calendario para la celebración de comicios parlamentarios y presidenciales a comienzos del año que viene.

Violencia

Por otro lado, al menos tres personas murieron y 17 resultaron heridas esta mañana cuando hombres armados atacaron un colectivo que transportaba trabajadores de una fábrica de cemento en Al Arish, en el norte de la península del Sinaí, donde se incrementó la tensión en las dos últimas semanas.

Ayer, el ex jefe de Estado y otros miembros de los Hermanos Musulmanes fueron interrogados sobre las circunstancias de su evasión de la cárcel de Wadi Natrun, al noroeste de El Cairo, durante la revuelta contra Hosni Mubarak a principios de 2011.

Además, el fiscal general ordenó congelar los activos de 14 altos responsables islamistas, entre los cuales se encuentra el Guía Supremo Mohamed Badie y otros ocho dirigentes de los Hermanos Musulmanes.

Agencias EFE, Reuters y AFP.