Rajoy

El socialista Alfredo Pérez Rubalcaba anunció que presentará una moción de censura contra Mariano Rajoy si el Partido Popular vuelve a vetar una comparecencia parlamentaria del jefe del gobierno para responder sobre el escándalo por la presunta financiación ilegal del partido de gobierno y el cobro de sobresueldos.

La holgada mayoría absoluta de la que dispone el Partido Popular (PP) en el Congreso de los Diputados haría fracasar esa moción de censura, pero la medida forzaría a Rajoy a tener que enfrentarse en el Parlamento con el escándalo de la supuesta contabilidad paralela en su partido y a dar explicaciones, algo que ha evitado hasta ahora.

«Si el PP vuelve a negar la comparecencia de Rajoy, presentaré una moción de censura», anunció Rubalcaba ante los representantes de su formación en el Congreso de los Diputados y el Senado. De presentarse la moción de censura, el PSOE lo hará a partir del 24 de julio, cuando se debatirá en la cámara baja del Parlamento español una nueva petición de comparecencia de Rajoy.

El extesorero del PP Luis Bárcenas, en prisión preventiva desde el 27 de junio, admitió ayer ante la Justicia española que la formación conservadora se financió ilegalmente durante 20 años y que el partido pagó sobresueldos en negro a los miembros de su cúpula, incluido Rajoy. Bárcenas confirmaba así por primera vez ante un juez las revelaciones que la prensa española lleva haciendo desde enero y que el PP niega, en un caso que ha causado un terremoto en el partido y en el gobierno.

«No busco ser el presidente del gobierno, sino que el presidente del gobierno vaya a la cámara y dé las explicaciones en sede parlamentaria que merecen todos los españoles», manifestó Rubalcaba, quien el domingo había pedido ya la «dimisión inmediata» de Rajoy.

La moción de censura, según el reglamento del Congreso de los Diputados, debe llevar incluido un candidato a la presidencia del gobierno y debe ser presentada con la firma de al menos una décima parte de los diputados, 35.

Hasta ahora, el PP ha vetado todos los intentos de la oposición por forzar a Rajoy a dar explicaciones de este caso en el Parlamento. El último de ellos fue hoy en el Senado, donde la formación gobernante acusó al Partido Socialista (PSOE) de Rubalcaba de haberse convertido en «representante de Bárcenas» en el Parlamento. «A Bárcenas y a Rubalcaba les une la desesperación: el primero porque está en la cárcel; el segundo, por los problemas en su partido», dijo el portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro.

El 24 de julio, la Diputación Permamente del Congreso de los Diputados, el órgano que cumple las funciones de la cámara durante los periodo de vacaciones, como ahora las estivales, estudiará una nueva petición. Rubalcaba no dijo sin embargo si de ser rechazada, la moción de censura se presentará en agosto o si se retrasará hasta septiembre, tras las vacaciones de verano.

«Es lo único que podemos hacer. La oposición no tiene la fuerza parlamentaria suficiente, pero sí la fuerza moral para forzar a Rajoy a dimitir y a ser sustituido por otra persona», dijo el secretario general del PSOE. Si el PP vuelve a oponerse a la comparecencia de Rajoy y el PSOE cumple su amenaza, esta sería la tercera moción de censura en el periodo democrático que comenzó en 1977. Las dos anteriores fracasaron.

La primera tuvo lugar en 1980 y la presentó el entonces líder socialista, Felipe González, contra Adolfo Suárez. La segunda fue la de Antonio Hernández Mancha, el entonces líder de Alianza Popular, la formación antecesora del PP, contra el ya presidente del gobierno González.