Evo Morales

El embajador de España en La Paz presentó una nota oficial de disculpas por el incidente que sufrió Morales durante su vuelo por Europa. La Cancillería de Francia expresó su deseo de dejar el episodio atrás.

El gobierno español presentó a la Cancillería boliviana una nota para manifestar sus disculpas por el incidente con el presidente Evo Morales en Europa hace dos semanas. Además, expresó su confianza en que el tema quedará solucionado y las relaciones bilaterales se mantendrán en un buen nivel. “Lamentamos ese hecho, presentamos nuestras excusas por ese proceder, que no fue adecuado y que al presidente le molestó y lo puso en una situación difícil e impropia de un jefe de Estado”, sostuvo el embajador de España en La Paz, Angel Vázquez, en declaraciones a los medios tras entregar la nota al vicecanciller de Bolivia, Juan Carlos Alurralde. Por su parte, Francia declaró una vez más que su objetivo es aclarar el tema con el gobierno boliviano y estrechar los vínculos con los países sudamericanos.

Vázquez lamentó el proceder de su colega en Viena, Alberto Carnero, a quien Morales acusó de pretender inspeccionar su avión para verificar si en él viajaba el ex técnico de la CIA Edward Snowden, reclamado por Estados Unidos por divulgar información clasificada. El diplomático confió en que el episodio del avión quedara superado. “He de reconocer que quizá los procedimientos utilizados en el aeropuerto de Viena por parte de nuestro representante no fueron los más eficaces y quizá se pudo actuar con mayor acierto del que se actuó”, sostuvo el embajador Vázquez en La Paz. Ratificó además que su país lamentaba profundamente el incidente y expresó que el gobierno deseaba que con estas gestiones se pudiera dar por finalizado el tema y las relaciones con un país hermano como Bolivia fueran las mejores.

“España y Bolivia tienen relaciones que van más allá de cualquier incidencia, de cualquier circunstancia como la que ahora hemos vivido y espero y estoy seguro de que las autoridades bolivianas lo entiendan del mismo modo”, agregó. Según el diplomático, la nota que dejó en la Cancillería boliviana presenta las excusas de España a Bolivia por lo sucedido, pero además explica detalladamente las acciones realizadas por las autoridades de su país.

El embajador ratificó que el espacio aéreo español siempre estuvo abierto al avión presidencial de Bolivia e indicó que España se vio envuelta en este episodio contra su voluntad, pues intervino en el asunto a petición de las propias autoridades bolivianas cuando la aeronave llegó a Viena. Vázquez subrayó además que España reconoce y respeta los principios del derecho internacional que protegen la inviolabilidad de los jefes de Estado y de los aviones en los que se desplazan y expresó su confianza en que situaciones como las que vivió Morales no se repetirán en el futuro.

El bloqueo al avión de Morales ha sido condenado por organismos regionales como la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), el Mercosur y la Organización de Estados Americanos (OEA), que han reclamado a los países europeos involucrados explicaciones y disculpas por lo sucedido.

A su retorno a Bolivia desde Rusia hace dos semanas, Morales tuvo que permanecer más de 13 horas en Viena porque Italia, Francia y Portugal le revocaron los permisos para sobrevolar o aterrizar en sus territorios bajo la sospecha de que Snowden iba en el avión, según denunciaron las autoridades bolivianas.

Por su parte, Francia también ha reiterado su voluntad de superar el malestar que pudiera haberse creado raíz del incidente con el avión presidencial boliviano, al que se impidió que sobrevolara espacio aéreo francés ante la sospecha de que volaba en él el ex agente de la CIA Edward Snowden. “Francia reitera su voluntad de superar los malentendidos que hayan podido derivarse y su deseo de continuar el diálogo y la cooperación tanto con Bolivia como con el conjunto de Mercosur”, señaló el portavoz del Ministerio francés de Exteriores, Philippe Lalliot. Además, insistió en que su país ha dado a las autoridades bolivianas las explicaciones necesarias y ha tenido la ocasión de manifestar sus excusas. El portavoz, que había sido interrogado sobre la llamada a consultas de los embajadores de Francia, Italia, España y Portugal en protesta por el incidente con el avión de Morales el pasado día 2, añadió que quiere tener con los países sudamericanos unas relaciones de respeto y de confianza.

Las autoridades francesas no han querido dar explicaciones públicas sobre la procedencia de la información que suscitó la denegación inicial del permiso de vuelo, ni de por qué finalmente se autorizó que el avión oficial del presidente boliviano sobrevolara Francia.

Ya anteriormente, una semana después del incidente, el ministro español de Exteriores, José Manuel García Margallo, dijo que España no tenía inconveniente en pedir disculpas a Bolivia si se había producido algún malentendido, al tiempo que insistió en que Madrid nunca cerró su espacio aéreo y siempre autorizó la escala técnica del avión del mandatario boliviano. La semana pasada, Jorge Evia, embajador de España ante la OEA, declaró que su gobierno recibió duras críticas y reproches por lo acontecido con Morales, situación que fue malinterpretada por los países latinoamericanos, según el diplomático.

Las disculpas oficiales se produjeron tras la relevancia que adquirió el enfrentamiento diplomático en la política doméstica española. La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, pidió disculpas el jueves pasado a Morales por el inaceptable bloqueo que sufrió su avión.