Roberto Calderoli

Roberto Calderoli, vicepresidente del Senado italiano y miembro de la derechista Liga Norte, pidió perdón en la Cámara alta a la ministra de Integración Cecile Kyenge, de origen congoleño, por haberla comparado con un orangután, pero al mismo tiempo advirtió que no renunciará. Dijo que continuará criticando a «un gobierno que permite la entrada de inmigrantes ilegales».

En una breve declaración, Calderoli aseguró que cometió «una tontería» y aseguró que nunca más atacará a un adversario político con ofensas de este tipo, que calificó de «execrables». Sin embargo, aprovechó la oportunidad para reafirmar que no tiene ninguna intención de renunciar y que continuará criticando la política de «un gobierno que permite la entrada de inmigrantes ilegales».

Calderoli explicó que al estallar la polémica llamó por teléfono a la ministra, originaria del Congo, para aclararle que la ofensa se produjo en medio de un acto político, en el que se dejó llevar por el ímpetu del discurso y cometió «el error grave, gravísimo de pasar de lo político a lo personal». Acerca de la frase en la que comparó a la ministra con un orangután, Calderoli aseguró que «no tenía ningún significado racial y menos aún racista».

Frente a este comportamiento, que aseguró que nunca más se volverá a repetir, reiteró sus excusas tanto a la ministra como al Senado y añadió que mandará «un ramo de rosas» a Kyenge. Calderoli explicó que ya en una ocasión presentó su renuncia cuando era ministro en 2006, después de que lo pidiese su coalición por la polémica que estalló a raíz de una camiseta que se puso con ofensas hacia el islam. En cambio, en esta ocasión su cargo es el de vicepresidente del Senado, representando a la oposición, y que por lo tanto sólo responde a quien lo votó.

«Habría estado dispuesto a presentar mi renuncia si una fuerte mayoría me lo hubiera pedido, pero no fue así» agregó. El único apoyo que recibió Calderoli hasta el momento es el del jefe de la bancada de la Liga Norte en el Parlamento Europeo, Francesco Speroni, quien agregó que la ministra se parece al «muñeco de Michelin».

Kyenge, de origen congoleño, la primera ministra negra del país, reveló que recibió insultos a diario e incluso amenazas de muerte, pero aseguró ayer que no tiene intención de pedir la renuncia de Calderoli.

La xenófoba Liga Norte, que no forma parte del gobierno de coalición, comenzó una campaña contra la ministra debido a sus orígenes, pero también por la intención de ésta de introducir en Italia el «ius solis» (el derecho de suelo) por el cual los ciudadanos obtienen la nacionalidad del país donde nacieron, sin que importe el origen de sus progenitores.