Guillermina Valdés

Guillermina Valdés no puede desentenderse de los dolores de cabeza que le da su ex marido, Sebastián Ortega, ni siquiera una vez afuera del país y sumergida en sus vacaciones en Miami junto a su actual pareja, Marcelo Tinelli. «Me gustaría que por una vez piense en nuestros hijos», disparó.

Valdés y Tinelli viajaron juntos a Miami, cada uno acompañado por sus hijos. Pero en el caso de la ex modelo, Ortega nunca firmó el permiso para que ella pudiera sacar del país a Dante, Paloma y Helena, por lo que un juez tuvo que intervenir, a pesar de que el productor de televisión asegurara lo contrario.

Lo que es más, Ortega le aseguró a un matutino que cumple con creces sus deberes de padre: «Yo deposito para ellos 80 mil pesos por mes», aseguró el productor de televisión. «Trato de darles lo mejor, por eso tienen un chofer privado y hasta les dejé una casa muy lujosa», remarcó, a lo que su ex mujer tuvo mucho que responder.

«Nunca dije que Sebastián no le pasa dinero a nuestros hijos», aclaró Valdés al sitio Ciudad.com. Sin embargo, la rubia hizo una salvedad: «¡La cuota no llega a los números que él dice ni en varios meses juntos! Ojalá ellos recibieran ese dinero», disparó.

«Lo cierto es que pasa la misma cantidad desde que nos separamos, y jamás aumentó pese a que ya pasaron dos años. La casa de la que debe hablar queda a 50 kilómetros del colegio al que los dos decidimos que nuestros hijos concurrieran. Él se comprometió a hacer cosas por nuestros hijos que todavía no hizo. Respecto del chofer, es casi gracioso. Mis hijos van y vienen a sus actividades porque yo los llevo», reveló la actual novia de Tinelli.

«Dos veces por semana hay que trasladar a nuestro hijo a una actividad en el mismo horario en que llevo a las chicas a otro lugar. Entonces, como Sebastián no puede hacer ni siquiera ese traslado, manda a su chofer a que lo lleve al nene», señaló en referencia a los cuidados y lujos que Ortega aseguró que le prodiga a sus hijos, Dante, Paloma y Helena.

«Quisiera no tener que seguir hablando de todas estas cosas. Por una parte, Sebastián se presenta en los tribunales y exige medidas para preservar la intimidad de nuestros hijos, y por la otra anda ventilando detalles (que para colmo son mentira), y que nos exhiben continuamente. La verdad es que me gustaría que por una vez piense en nuestros hijos», remató la ex modelo.