Robo

Un matrimonio de médicos bolivianos fue asaltado y tomado cautivo cuando salía de un supermercado de la localidad bonaerense de Ciudadela, y después de una persecución policial los ladrones terminaron presos pero los profesionales sufrieron heridas en el tiroteo entre agentes y delincuentes.

El hecho ocurrió alrededor de las 21 del lunes, en Comesaña al 4000, Ciudadela, a pocos metros de un supermercado, donde dos ladrones armados sorprendieron a Ingrid Flores y a su esposo, Emilio Sosa Segovia, cuando cargaban las bolsas con las compras en su auto Volkswagen Fox. Los maleantes obligaron a la pareja a subir al auto con ellos y partieron raudamente.

Pero la policía fue alertada por un testigo que llamó al 911 y, mediante un operativo rastrillo, detectó el vehículo cuando llegaba al Nudo 3 del barrio Ejército de Los Andes, más conocido como “Fuerte Apache”, en Ciudadela, partido de Tres de Febrero.

Los malhechores atacaron a balazos a la policía y siguieron huyendo con los rehenes, tras lo cual se intensificó la persecución y el intercambio de disparos.

Policías y maleantes llegaron hasta Padre Elizalde y Alvear, frente a la villa “Los Rusos”, donde siguió el tiroteo y el patrullero chocó con dos autos estacionados, aunque los agentes lograron finalmente detener a los delincuentes, de 32 y 34 años.

Cuando terminó el episodio la policía halló a la mujer en el asiento del acompañante con un balazo en un omóplato y al marido encerrado en el baúl, con una herida de bala en la pierna derecha. Los efectivos secuestraron una pistola calibre 40 Sig-Sauer, y dos revólveres calibres 38 y 32 que portaban los malhechores.

Ambos detenidos -acusados de robo de automotor, resistencia a la autoridad, abuso de arma, tenencia de arma y munición de guerra y lesiones graves- tienen antecedentes penales, y el menor de ellos cumplió recientemente una condena por homicidio.

Inicialmente la Justicia no adoptó medidas contra los policías, pero igualmente se investiga su eventual responsabilidad por las heridas recibidas por los médicos en la balacera.

Las fuentes destacaron que a favor de los agentes puede figurar el hecho de que posiblemente no supieran que los ladrones llevaban rehenes.