peliculas

El gobierno nacional reglamentó la ley Nº 23.316, que establece el doblaje al español de películas y series extranjeras en canales y señales de televisión a lo largo del país, incluyendo los avisos publicitarios y avances de programa que se emitan.

Tanto las películas como las series extranjeras deberán doblarse al idioma oficial, algo que ya se hizo en algunas pocas oportunidades, especialmente en largometrajes dirigidos al público infantil, dándole una nueva fuente laboral a los actores, pero privándole al público esa «magia» de viajar con un lenguaje diferente, aprendiendo nuevas costumbres o frases.

Además, será difícil lograr que la película (o fragmentos de la misma) sigan teniendo la intención original de su creador, ya que habrá que tomar en cuenta las particularidades de cada lugar, revisando hasta el mínimo detalle para que no se pierda el foco.

En 2004, Walt Disney Pictures grabó en Argentina la versión local de Los Increíbles, con las voces de la actriz y cantautora Juana Molina, Rubén Rada, Matías Martín, Carolina Peleritti, Favio Posca, Florencia Otero, Gaston Sofritti y Sebastián Llapur, marcando una nueva tendencia de pasar de un lenguaje neutro para toda América Latina a uno diferente para cada región, con el fin de dejar de lado ciertos chistes o modismos que no entendía el público local.

Para estos proyectos, Walt Disney Pictures hizo una división del subcontinente latinoamericano en tres zonas: México, Centroamérica (incluye a Colombia, Venezuela y Perú) y el Cono Sur (Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile).

¿Cómo se hace un doblaje?

Se utiliza la copia preliminar de la película y se traduce el guión al español. Allí es donde se decide cómo serán los nombres de los personajes y de qué manera serán pronunciados. Luego se piensa en las personas indicadas para las voces, teniendo en cuenta la edad, su peso, y la textura de la voz del personaje que le prestaría la voz, haciendo que todo quede similar a la original en inglés, pero agregaron modismos y chistes locales.

Se ensaya, todos los actores por separado, con una dirección de voces similar a la de cualquier película u obra de teatro, realizando las tomas frase por frase.

Más tarde se edita, se sacan ruidos, se acomodan los volúmenes y se hace la mezcla final.