ola de frío

Desde el SMN habían dicho que se podría registrar el fenómeno si ingresaba una nueva masa de aire polar. El sábado se confirmó la entrada de un segundo frente frío. Para hoy prevén «chaparrones y granizo pequeño«.

El 9 de julio de 2007, después de 89 años, los habitantes de la ciudad de Buenos Aires fueron testigos de una importante caída de nieve, con la que festejaron aquel Día de la Independencia. En ese momento, los expertos apuntaron a que el fenómeno climático en la Capital Federal se podría repetir en no menos de 50 años. Sin embargo, según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), podría ocurrir este fin de semana, en el medio de las vacaciones de invierno.

De acuerdo con la predicción del SMN, se espera «una reintensificación de las bajas temperaturas presentes en el país, manteniéndose estas condiciones hasta el martes 23». Asimismo, aseguró: «El fenómeno estará acompañado por baja sensación térmica por efecto del viento sur, principalmente sobre el norte patagónico y el centro y este del país».

Por su parte, el pronosticador Ricardo Vidal sostuvo que «no se descarta que pueda nevar en la costa atlántica y en la zona de las sierras de la provincia de Buenos Aires, de Córdoba, y el este de La Pampa, si persiste el ingreso de aire frío polar, tal como anuncia el Servicio Meteorológico Nacional».

Explicó que «las lluvias y las bajas temperaturas combinadas pueden provocar agua nieve y granizo blanco sobre esas zonas del país, y que de evolucionar las condiciones meteorológicas en ese sentido podrían traer hasta episodios de nieve franca».

«Ya hubo un primer pulso de aire polar y en este momento se registra un segundo pulso que ingresa desde el sur, lo que da como resultado que persista una ola de frío polar en el país«, detalló el experto, quien no descartó que «también caiga una chaparrón de agua nieve en la ciudad de Buenos Aires, o incluso nieve franca con copos».

Para este domingo en la Capital, el SMN pronostica nubosidad variable, posibles chaparrones y granizo pequeño, con una mínima de dos grados y una máxima de ocho.

Para que la nieve cubra las calles de la Ciudad la temperatura tiene que ser inferior a cero grado. Además, es necesaria la presencia de nubes de suficiente espesor y que la diferencia de temperatura entre el suelo y las nubes dé una temperatura por debajo de cero.