Comerciante buscado en Santa Fe

Su esposa aseguró que fue capturado por delincuentes que lo llevaron hasta ese país y luego lo liberaron, por lo que recibía asistencia consular.

Por su parte, desde el consulado argentino en Florianópolis confirmaron a Télam que el cónsul Emilio Neffa permanecía esta mañana acompañando al comerciante que se acercó a pedir asistencia a la sede diplomática.

Se trata de Marcelo Hojman, un comerciante que fue denunciado como desaparecido por su esposa el pasado viernes, cuando no regresó a su casa de la zona oeste del conurbano tras emprender el regreso de un viaje de trabajo que se extendió por Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

«Marcelo estuvo secuestrado, él vende repuestos para automotor y tenía preparada una gira para ir a ver a sus clientes, que empezó en Junín  y pasó por Córdoba, Rafaela, Paraná y Coronda», contó esta mañana a radio 10 su esposa, Marisa Zárate.

La mujer explicó que denunció su desaparición el pasado viernes, cuando tras una comunicación telefónica que mantuvo con su marido pasadas las 13, no supo nada más de él.

Según la mujer, en esa conversación su esposo ya estaba cautivo y, si bien no le dijo nada, le advirtió que no iba a poder comunicarse con ella de allí en más, ya que tenía un problema para cargar la batería de su teléfono celular.

Zárate, quien es locutora y trabaja como maestro de ceremonias de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, informó que horas atrás Hojman se comunicó con ella desde Florianópolis, le dijo que había sido secuestrado y llevado hasta esa ciudad brasileña y que recibía asistencia consular.

La mujer contó que durante todo el pasado fin de semana realizó rastrillajes para dar con su marido, ya que temía que hubiese sufrido un accidente en el viaje, y que recién ayer recibió en su teléfono celular un mail suyo que decía «amor, estoy en Florianópolis, estoy bien, llamame».

Zárate dijo que si bien aguarda a que su esposo llegue para saber bien qué sucedió, adelantó que según lo que le contó por teléfono fue secuestrado por delincuentes que abordaron su auto cuando salió de la casa de sus padres en Paraná, Entre Ríos, rumbo a Buenos Aires.

«A dos cuadras de la casa de los padres se encuentra con un control policial, lo paran, Marcelo para, le piden documentos y le dicen `así no va, nos tiene que acompañar`. Los policías se le subieron y a dos cuadras lo apuntaron y lo usaron de chofer.

Los  pormenores los desconozco, me dijo que le afeitaron la cabeza, la barba  y los bigotes», relató Marisa.

Según la mujer, a Hojman no le robaron los documentos y aparentemente «lo usaron de chofer y nada más».

«Me contó que lo tuvieron con un revólver en la cabeza y le dijeron `si vos no decís lo que te decimos tenemos gente en cada
lugar y cada macana que hagas te vamos a ir matando uno`», (en referencia a sus familiares), agregó la mujer.

«El cónsul me dijo que lo iban a medicar para que pudiera descansar. A las 9.30 tenía que declarar allá y tengo que esperar que consulado lo traiga y llegue a Buenos Aires para que me cuente», concluyó Zárate.

Por el hecho, hay una causa judicial abierta en Santa Fe, en el marco de la cual se investiga lo sucedido.