Papa Francisco en Brasil

El papa Francisco expresó este lunes que no tiene «oro ni plata», sino que trae consigo «lo más valioso” que se le ha dado: “Jesucristo». Y pidió «permiso» al pueblo de Brasil, que hoy lo recibe, «para pasar esta semana con ustedes».

«He aprendido que, para tener acceso al pueblo brasileño, hay que entrar por el portal de su inmenso corazón: permítanme, pues, que llame suavemente a esa puerta. Pido permiso para entrar y pasar esta semana con ustedes”, afirmó.

“No tengo oro ni plata, pero traigo conmigo lo más valioso que se me ha dado: Jesucristo», dijo el pontífice al iniciar su discurso en portugués en el Palacio Guanabara, donde fue recibido por la presidenta Dilma Rousseff.

Bergoglio sostuvo que «la juventud es la ventana por el que entra el futuro en el mundo» y «nos impone grandes retos», al hablar en el Palacio Guanabara.

En el marco de la ceremonia de bienvenida que le ofreció la presidenta Dilma Rousseff, el argentino Jorge Bergoglio dijo: «Nuestra generación se mostrará a la altura de la promesa que hay en cada joven, cuando sepa ofrecerle espacio, tutelar las condiciones materiales y espirituales para su desarrollo, darle una base sólida sobre la que pueda construir su vida».