Renzo Antonelli

«Otra vez sufrió un paro mi chancho hermoso. Por suerte los médicos pudieron reanimarlo rápido. Pero, ¿hasta cuándo? ¿Cuánto tiempo más vamos a tener que seguir sufriendo? ¿Cuántas intervenciones más va a tener Renzo? ¿Qué más nos toca vivir?», escribió Haroldo Antonelli en la página de Facebook «Todos por Renzo».

En ese marco, el padre del chiquito pidió «unas oraciones por Renzo» y expresó su deseo de que «todo lo que nos toca vivir algún día se termine y podamos llevar una vida medianamente normal».

Este es el segundo paro que sufre el niño desde que fue trasplantado el 6 de junio, ya que el 20 de ese mes tuvo un episodio similar que complicó su salud, aunque los médicos lograron reanimarlo y hasta la fecha estaba respondiendo bien al tratamiento.

A Renzo Antonelli se le detectó poco antes de su nacimiento una miocardiopatía, por lo que su vida transcurrió entre el Instituto de Cardiología de Corrientes y el hospital Garrahan, y en noviembre el niño tuvo un accidente cerebro vascular que le inhabilitó temporalmente la vista y el oído y le paralizó la mitad del cuerpo.

La enfermedad congénita le impedía el normal desarrollo del miocardio, por lo que el músculo cardíaco no tenía fuerza para bombear sangre y oxigenar el resto del cuerpo.

El niño estuvo desde octubre en la lista de espera del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante(Incucai) y el 2 de junio recibió el trasplante de corazón.