Maradona saliendo del instituto Zaldivar

Después de varias horas de espera y estudios, el ex futbolista, con gorra azul y campera gris, llegó pasadas las 16 a dicho Instituto junto a su novia, Rocío Oliva, donde eran esperados por una veintena de fanáticos, pero Maradona no tuvo contacto con ellos y sólo saludó a la distancia.

Allí fue sometido a una operación de presbicia, por el reconocido oftalmólogo mendocino Roberto Zaldívar y su equipo de trabajo.
La presbicia es la falta de la acomodación del cristalino, que provoca la pérdida de la visión cercana y afecta a la mayoría de las personas a los 40 años y con mayor rigor a las de 50.

Maradona y su novia llegaron cerca de la medianoche de ayer a esta provincia en un avión particular y se trasladaron en una camioneta negra a la residencia particular del profesional, ubicada en la localidad de Chacras de Coria, departamento de Luján de Cuyo, donde cenaron un plato criollo junto a los anfitriones.

Posteriormente, la pareja se traslado al hotel Diplomatic, ubicado en calle Belgrano de esta ciudad, donde quedaron hospedados en la suite presidencial del piso 16.

En principio, la operación estaba prevista para media mañana, pero una serie de estudios a Maradona motivaron el retraso de la intervención quirúrgica para esta tarde.

Tras la operación, Maradona se fue a descansar al hotel y mañana tiene previsto retornar a Buenos Aires, luego de algunos exámenes.

El doctor Zaldívar explicó a la prensa que “Maradona anduvo muy bien, fue una cirugía normal de presbicia que hacemos de rutina y se portó muy bien, es un buen paciente”.

“Creo que está muy contento en Mendoza, donde lo han tratado con mucho respeto, se distendió mucho y es una persona muy agradable”.

El médico indicó además que “una cirugía de presbicia se hace con una técnica especial que se llama suprecor y es una técnica que nosotros hemos modificado, diseñada por una compañía alemana, en la que nosotros hemos ayudado mucho para su desarrollo”

Finalmente, Zaldívar manifestó que Maradona “se quedará hasta mañana en Mendoza y luego del control retornará a Buenos Aires”, en tanto explicó que “la parte quirúrgica de la operación es muy rápida y demora alrededor de tres minutos y medio”.