Gigliotti

A fines de agosto de 2012, la Administración Federal de Ingresos Públicos decidió involucrarse seriamente en los negociados del fútbol argentino. Así fue que comenzó a investigar los pases de varios futbolistas y a suspender a más de cien representantes, con la única intención de controlar las ‘triangulaciones’ que provocaban la evasión de impuestos y el lavado de dinero.

Las triangulaciones en el fútbol argentino eran un tema desconocido hasta que trascendió el caso del defensor Jonathan Bottinelli, quien llegó a River por una suma elevada en la que se descubrió que su pase pertenecía a Unión San Felipe de Chile, un club en el que nunca había estado pero que llamativamente tenía la adquisición del futbolista, quien igual llegó al conjunto «millonario». Pero el caso del central no fue el único.

A partir de ahí, los representantes, los clubes y los jugadores empezaron a ser seguidos de cerca por la AFIP, el organismo que recauda impuestos y que está dirigido por Ricardo Echegaray, el hombre que nuevamente volverá a ser la noticia de los medios porque desde el lugar que preside trabarían la habilitación de Emmanuel Gigliotti en Boca (que ya tenía contrato firmado inclusive).

El delantero se entrena con el «Xeneize» y hasta manifestó su deseo de querer jugar, luego de que tuviera complicaciones con su traspaso por problemas en la firma justamente vinculados a problemas de papeles, dado que se supo que Fénix de Uruguay poseía un porcentaje del pase (la mitad era del Novara y el otro 50 por ciento de ellos), cuando nunca estuvo el «Puma» en esa institución, que ya ha estado señalada por otros casos como el de Facundo Roncaglia, otro ex futbolista de Boca que apareció en ese club antes de marcharse a la Fiorentina de Italia, y dicha institución ‘charrúa’ fue declarada como ‘paraíso fiscal’.

Pese a que la situación se destrabó y finalmente el atacante estampó la firma, la AFIP decidió no dejar pasar por alto ningún detalle (situación que ya estaban siguiendo de cerca cuando pasó de San Lorenzo a Colón y allí apareció en el ‘medio’ Fénix) y le pedirá este viernes a la Asociación del Fútbol Argentino la inhabilitación por considerar que el pase está viciado de nulidad. Y como ya supo hacerlo en su momento, la AFA no se opondrá a la decisiones del organismo, dándole así el visto bueno a su pedido, que podría dejar sin delantero a Boca.