Casa indigente

Una niña de dos meses falleció ayer en el asentamiento Virgen Niña del sur de la ciudad, mientras dormía junto a su madre y su hermanito de dos años, en una precaria estructura de techo de caña y nylon. El SAME había informado que la causa de la muerte podría haber sido hipotermia. Pero finalmente, luego de la autopsia, fuentes judiciales confirmaron que la causa fue «muerte súbita infantil».
Antes, creyendo que se trataba de una muerte por «frío», los familiares de la niña se quejaron por las condiciones en que vivía y la falta de ayuda oficial.
Las condiciones de la vivienda no era adecuadas para que una joven mujer de 20 años viva con sus dos hijos, duerman encima de una colchoneta de una plaza y se caliente con el fuego de un brasero improvisado. Las propias asistentes sociales de la Secretaría de la Vivienda aseguraron que el mejoramiento habitacional era de carácter urgente. Esa evaluación fue hace más de dos meses, cuando se hizo una reunión en el barrio con el secretario de la Vivienda Octavio Gutiérrez.
«No entiendo a qué le llaman urgencia, y cuál es la rapidez con la que tienen que actuar cuando ponen urgente», dijo Liliana, la abuela de la niña fallecida.
La mujer se quejó porque asegura que en el asentamiento el Gobierno «ha dado ayuda a un montón de gente y han vendido las cosas. Tanto materiales, como cuchetas, camas, colchones y frazadas, yo lo he visto», aseguró.

Dato SIMS
El síndrome de muerte infantil súbita (SMIS) es la muerte repentina e inexplicable de un niño menor de un año de edad. El SMIS es la principal causa de muerte en niños entre un mes y un año de vida. La mayoría de las muertes por esta causa ocurre cuando los bebés tienen entre dos y cuatro meses de edad.