Tecnópolis

La megamuestra de ciencia, arte y tecología ya superó el millón de visitantes a dos semanas de la apertura de su tercera edición, con propuestas que enseñan y entretienen a grandes y chicos.
El Acuario, El asombroso mundo de Zamba y Tierra de Dinos son los favoritos de los más chicos, con gigantescos dinosaurios que se mueven, peces «iguales a Nemo» y aventuras junto al reconocido personaje de Pakapaka.

Otro favorito de chicos y adolescentes es Zona, que con más de 200 consolas ofrece videojuegos de todas las épocas.

«Hicimos mucha cola para entrar, pero una vez adentro te podés quedar lo que querés. Este es uno de los espacios que más nos gustó, es la segunda vez que venimos a jugar», contó René, que llevó s su hijo de 7 años.

A su lado había una familia esperando que se desocupe la máquina para participar. «Nosotros vinimos desde Bernal con los chicos, la estamos pasando muy bien», contó Carla, la mamá.

«Le gané a mi hermana», contó Florencia (6), que llegó desde Bernal con su familia y quedó fascinada con «los videojuegos y los dinosaurios».

El Acuario, El asombroso mundo de Zamba y Tierra de Dinos son los favoritos de los más chicos

Otro de los éxitos de esta edición es Rockópolis, un homenaje al rock nacional y su historia de la mano de Peter Capusotto.

«Estábamos esperando que haya menos gente porque sabíamos que todos los días se llenaba, pero me parece que nos equivocamos», dijo entre risas Adriana, que hacía cola para entrar al pabellón donde se exhiben los decorados y utilería del programa de rock.

La mujer, que estaba acompañada por su marido y uno de sus hijos de 9 años, dijo que ya había participado de la edición anterior y que «este año está mucho más lindo».

Entre los espacios para toda la familia están Pasiones Argentinas, Ciencia para Todos, Aerolíneas Argentinas y las actividades que ofrece el Choque Urbano.

«Ya es la segunda vez que vengo estas vacaciones y lo que más nos gustó es subirnos al avión y el taller de percusión», dijo Karen (16), que visitaba la feria junto a su madre y tres hermanos.

El Choque Urbano brinda varios talleres diarios de percusión para  aprender a tocar ritmos con objetos reciclados de uso cotidiano.

El stand de Aerolíneas Argentinas propone la experiencia de volar en un Boeing 737-200 acondicionado para esta edición.

«Ya hicimos el check in y ahora vamos a subir, estamos muy entusiasmados porque es la primera vez que entramos a un avión», dijo Marta, que hacía cola junto a su nieto Emanuel.

La actividad simula un vuelo real y los pasajeros deben cumplir con todas las etapas, desde el “check in” y el embarque hasta el aterrizaje, pasando por el despegue y el vuelo.

En Pasiones Argentinas chicos y adultos pueden acercarse a practicar los deportes más populares a través de pantallas interactivas o con la ayuda de los profesores.

Juan, que esperaba para patear un penal con una pelota virtual junto a su amigo Gastón, ambos de 17 años, consideró que los juegos «están buenísimos».

«Nosotros ya jugamos en Pasiones Argentinas y los videojuegos son las cosas que más nos gustaron», afirmó Juan.
«Tuvimos que venir dos veces porque nos habíamos quedado con ganas de jugar, hay tanta gente que el tiempo no te alcanza para todo», dijo su amigo.

Ciencia para todos es otro favorito del público, que hace largas colas para entrar a la Casa de Newton o probar suerte con los Juegos Matemáticos. «Casi me caigo», contó divertida Karina (37), tras desafiar la gravedad en la casa inclinada a 45 grados.

«Está bárbaro, fuimos con los chicos y salía agua de la canilla y todo, pero se iba para un costado porque faltaba gravedad», explicó entre risas y agregó: «los chicos quedaron fascinados, ahora vemos si hacemos la cola de vuelta porque estuvo buenísimo».

A partir de esta semana y hasta el 3 de noviembre la megamuestra emplazada en un predio de más de 50 hectáreas en Villa Martelli abrirá sus puertas de miércoles a domingo de 12 a 20, con entrada, estacionamiento y accesos gratuitos a todas las actividades.