Guillermo Moreno

El mercado de bonos argentino está freezado. Desde que Guillermo Moreno pidió que se frenen las operaciones con títulos en dólares, con la idea de bajar el tipo de cambio implícito en esos activos, la actividad se planchó.

Destacan operadores de la city porteña una curiosidad. Que el casi único bono que tiene algunas negociaciones en las últimas ruedas (más aún el lunes), es uno que cumple con la regla de oro: que el dólar al cual se negocia ese título no supere los 7,60 pesos.

Ese es el caso del Bonar X, un título en dólares emitido con ley local que vence en 2017. Paga un rendimiento del 13,2% (claro tomando el dólar liqui a $8,32).

«En un mercado paralizado, se destacó el movimiento de volumen que tuvo el Bonar X. Claro que es más fácil operar este título al dólar que quiere Moreno porque negocia menos que otros emblemáticos como el Boden 15″, destacó un operador de la city.

La explicación del financista es que es más fácil «marcar el precio» a un título que no negocia tanto, que querar forzar un precio más bajo acorde a los 7,60 de Moreno.

«Nadie operaría el Boden 15 a esos precios. Olvidate», reseñó.

Lo cierto es que el mercado de bonos en dólares sigue sin moverse. La informal prohibición de operarlos, sea mediante el «dólar Bolsa» o el «contado con liquidación», hizo que el mercado se estancara.

El dólar que surge de comprar bonos en Buenos Aires y venderlos 72 horas en Nueva York, quedó en $8,32. Pero esta operatoria está frenada por Moreno.

Al igual que la posibilidad de comprar con pesos bonos argentinos en dólares que cotizan localmente. Esa operatoria, conocida como «dólar bolsa», permitía al ahorrista hacerse de billetes verdes legalmente.

Compraba con pesos el bono y luego se vendía contra dólares que quedaban depositados en una caja de ahorro en un banco local. O sea, quedaba dentro del circuito. Además, no generaba ninguna pérdida de reservas para el BCRA.

Todas las presiones de Moreno, en realidad, vienen de la mano con el fracaso que está siendo el blanqueo. A casi un mes, vía Cedines, no llega a los 10 millones de dólares.

El secretario de Comercio no quería que el dólar que surge de operar bonos sean mucho más alto porque desincentivaría el blanqueo (Cedin o BAADE). Hasta nuevo aviso, se opera sólo lo que complace a Moreno.