Julio Werthein

El destacado empresario Julio Werthein falleció este domingo, a los 95 años, y sus restos son velados en la cochería O’higgins, en el barrio porteño de Belgrano.  A las 14:30 su cuerpo partirá desde allí hasta el cementerio La Tablada, donde familiares, amigos y colegas podrán darle su último adiós, según informó la casa velatoria a Infobae.

Con una vida social más que amplia y un reconocimiento desde todos los ámbitos nacionales, Julio Werthein se destacó como vi­ce­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ban­co Mercan­til, vi­ce­pre­si­den­te de la Cáma­ra Ar­gen­ti­na de Anun­cian­tes y titular de la Asocia­ción Ort – Es­cue­las Téc­ni­cas.

Además, fue pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­no-Chi­na de Comer­cio, In­dus­tria y Pro­duc­ción, pre­si­den­te del Con­se­jo In­te­ra­me­ri­ca­no de Co­mer­cio y Pro­duc­ción, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Co­mer­cio pa­ra el Su­des­te Asiá­ti­co y vi­ce­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Cul­tu­ral Sui­zo-Ar­gen­ti­no.

Pero el extenso currículum de Werthein parece no sólo importante, sino ilimitado, ya que formó parte de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na, fue titular de la Bol­sa de Co­mer­cio de Bue­nos Ai­res, miem­bro de la Asocia­ción Ami­gos del Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Artes y de­sem­pe­ñó un pa­pel fun­da­men­tal en el desarro­llo del Mer­co­sur.

Un hombre, varios premios

En 1987 Julio Werthein recibió la Me­dai­lle de Ver­meil de la Vi­lle de Pa­rís y, un año más tarde, el pre­mio «Gol­den In­ter­na­tio­nal Wi­zo» co­mo Pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ciu­da­des Her­ma­nas.

En 1995, fue nombrado por la UNESCO como Em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad y, 12 meses después, condecorado co­mo Ca­ba­lle­ro de Gra­cia y De­vo­ción por la So­be­ra­na Or­den Mi­li­tar y del Hospital de San Juan de Je­ru­sa­lem, Ecu­mé­ni­ca, Ca­ba­lle­ros de Mal­ta.

Werthein y la cultura
Defensor de la cooperación cultural y educativa en América Latina, Julio Werthein creó una fundación a través de la cual fomenta y realiza actividades ligadas a la cultura, además de difundir los men­sa­jes de la UNESCO a favor de la paz, el diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral y la pro­tec­ción del medio am­bien­te.