Seminario

Ayer, se realizó la inauguración de la segunda etapa de la obra de restauración del Seminario Diocesano, trabajo que requirió una inversión millonaria concretada con fondos nacionales. La gobernadora, Lucía Corpacci, presidió el acto junto a ministros y secretarios de Estado.
En la oportunidad, el Obispo, Luis Urbanc, y el presbítero, Héctor Salas, manifestaron su alegría por la realización de la obra; destacaron la calidad y envergadura de la tarea realizada y recordaron que “más allá de que compartan o no nuestro credo y nuestra fe, ésta es la casa de todos los catamarqueños”.
Las obras de conservación, restauración y puesta en valor del Seminario Diocesano Nuestra Señora del Valle y San Juan Bautista de Catamarca constan de tres etapas, y representan una inversión del Gobierno nacional de más de 4 millones de pesos.
Los trabajos de refacción y puesta en valor del edificio permiten recuperar un edificio de importante valor histórico, patrimonial, cultural y religioso para los catamarqueños, símbolo de la ciudad y de valor turístico, que sufrió graves daños con motivo de los sismos que lo afectaron en el 2002 y 2004. El Seminario Diocesano Menor Nuestra Señora del Valle y San Juan Bautista es un monumento histórico provincial y nacional declarado por ley, en el año 2009.
En la oportunidad, tanto Salas como Urbanc expresaron su “eterno agradecimiento a la gobernadora, Lucía Corpacci”, porque fue mediante sus gestiones, interés y compromiso que se logró refaccionar el bellísimo edificio. El prebístero recordó que “en el año 2005, Néstor Kirchner salió a la Catedral y visitó la Virgen del Valle, y allí prometió el arreglo del seminario”, y valoró el hecho de que, gracias a la intervención estatal, “el seminario vuelve a su esplendor”.
Son características de este edificio sus cuatro altas torres, dispuestas de a pares con una altura aproximada de 26 metros, con un par de ellas en cada extremo de su extenso frente Sur. A diferencia de tantas construcciones del Noroeste argentino, muchas de adobe, tapia o ladrillos unidos con barro, aquí la mampostería de los muros es de ladrillos cocidos, unidos con mortero de cal y arena.
En la inauguración de la segunda etapa, las autoridades de gobierno, junto a los representantes de la Iglesia recorrieron los diferentes espacios que fueron reconstruidos en el marco de las obras de recuperación del edificio histórico de la provincia.

La intervención

Los trabajos que se llevan a cabo corresponden al frente de la Capilla, entre las torres 1 y 2, donde no mostró prácticamente deterioro alguno con el sismo ocurrido en el año 2002, a diferencia de otras partes del Seminario Diocesano, como el muro del frente entre torres 3 y 4, el coronamiento del sector escalera principal, varias arcadas de acceso a patios, las columnas de los campanarios de las torres con serias fisuras horizontales, muros de aulas, otras partes de la Capilla, etc., que presentaron los mayores daños en Catamarca, debido al terremoto. Luego del sismo, durante la visita de Néstor Kirchner a la provincia, en el año 2005, el expresidente se comprometió a realizar las obras.
Estas obras fueron posibles “gracias a la decisión política de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, de implementar un modelo económico y social que, administrando con responsabilidad las variables macro y micro económicas, permite contar con los recursos necesarios para desarrollar una inversión en obra pública que no registra antecedentes históricos; obras que llevan progreso, trabajo y mejor calidad de vida a todos los rincones de la Argentina”.
Los trabajos efectuados en el edificio, al que aún le resta una etapa para su finalización, corresponden al proyecto de intervención integral y recuperación de los edificios históricos que forman parte del patrimonio de la provincia.

Detalles

Las intervenciones que se llevan a cabo en el edificio de 3500 m2, ubicado en la calle San Martín, las tareas de rehabilitación estructural que fueron definidas por los especialistas de la Universidad de Tucumán, y el área técnica del obispado de Catamarca conformaron parte integral de los trabajos de intervención realizados.
En la primera etapa, se efectuaron trabajos determinados según la carta de riesgo alta y media, dotándoles a las torres una estructura importante de refuerzos, consistente en columnas y vigas anulares de hormigón armado, adintelamientos y tensores metálicos; también se trabajó sobre el daño que tenía la bóveda de la capilla, las tiranterías de maderas de los techados, el frente del edificio y las zonas de claustros de planta baja.
Dentro de los avances, también se llevó a cabo la restauración y puesta en valor de las carpinterías originales de madera, puertas y ventanas, mientras se avanza en la reparación de sustratos (revoques) y pinturas. Además, se trabajó en el decapado de toda la histórica reja metálica de hierro forjado que tiene el espacio, protegiendo y cubriendo la estructura de hierro.