argentinos de Greenpeace

Las gestiones de la embajada argentina en Rusia darían sus frutos, exclusivamente, en lo que respecta a Pérez Orsi y Speziale, ambos imputados por el delito de piratería, que prevé penas de hasta 15 años de reclusión en el ordenamiento penal ruso.
Fuentes vinculadas a las negociaciones dijeron a Infobae que esas gestiones podrían desembocar en la liberación provisional de los dos miembros de Greenpeace.
Las autoridades rusas aceptarían mejorar la situación procesal de los dos ambientalistas ya que la posición argentina fue la de no integrar un frente común con el resto de los países involucrados en el hecho, al cual las autoridades rusas califican como criminal, despojándolo de cualquier connotación política.
Existen en total 30 activistas detenidos, ciudadanos de 18 países, algunos de los cuales como Holanda, suspendieron actividades protocolares previstas con antelación al suceso como la visita de los reyes Guillermo y Máxima a Moscú.
La semana pasada, las apelaciones de libertad bajo fianza de los británicos Phil Ball y Kieron Bryan fueron rechazadas por la corte regional de Murmansk.
Días atrás, la corte también había denegado la libertad bajo fianza a tres activistas rusos y un reportero gráfico independiente. Esta semana que comienza se escucharán el resto de las apelaciones.
En tanto, hoy continuaron las manifestaciones en distintas partes del mundo para pedir por la liberación de los ambientalistas de Greenpeace.
En Italia, activistas de esa organización se acercaron a bordo de gomones al barco Esimit Europa 2 que competía en la regata Barcelona para pedir la liberación de los detenidos y para reclamar a la petrolera Gazprom, patrocinadora del evento, que abandone sus planes de perforación en esa región.
Asimismo, decenas de periodistas rusos se manifestaron en San Petersburgo para exigir la liberación del fotógrafo Denis Siniakov, también detenido junto a los ambientalistas.