I.E.S Armstrong

La Rectora Normalizadora del IES «Clara J. Armstrong», Prof. Miriam Andreo, denunció graves irregularidades en el IES Clara J. Armstrong, las que venían sucediendo en la gestión anterior,las que dio a conocer a conocer en un informe que detalla, entre otras cosas, que el sistema de control interno del personal y desarrollo de la gestión pedagógica que se encuentra vulnerado, falta de Registro de Aula en la que los docentes puedan transparentar su accionar, cobros por cualquier tipo de documentación que producía la administración de la institución, sumado a las funciones irregulares ejercidas por el ex Rector, Edgardo Villanueva.

En un primer momento, la actual Rectora mencionó irregularidades administrativas, como los cobros indebidos a los alumnos y personal docente por documentación que la institución expide, más el cobro de matrícula anual, bajo el supuesto de que cuenta con una cooperadora que sólo dos o tres personas intervienen en la misma desde hace varios años, no existiendo balances públicos anuales, y cuyas sumas de dinero no coincidían con las entregadas por el Ex Rector a esta gestión. Además, del dinero que extrajo del Proyecto de Mejora Institucional y el compromiso de presentar los datos estadísticos en la Subsecretaria de Planeamiento Educativo, la cual no recibe información estadística desde hace dos años.

Asimismo, indicó incumplimientos a nivel académico, lo que implica el Registro Académico de los Alumnos (libros de actas de exámenes regulares- libres y por promoción) y los libros Matrices que se encuentran incompletos desde el 2011, que en algunos casos no hay correspondencia con los números de actas de examen que se registran. Además, la existencia de la condición de alumno “Condicional” que no es regular, ni promocional, ni libre, sino “condicional” y con ello ha alterado el cursado de los trayectos formativos, lo que le acarreará a los futuros egresados la imposibilidad de obtener su titulación.
La actual situación académica de los alumnos es precaria, no existe un registro único de ingresante y su identificación por carrera, lo que hace dificultoso establecer si son alumnos o no del establecimiento.

La carrera de formación para docente de Educación Primaria y Educación Inicial actualmente es de cuatro años (por Ley 26.206), lo que en la práctica significa que por decisiones del ex rector se ha dictado en tres Años. Los alumnos ingresaron a fines de Agosto de 2010 y egresaron en Septiembre de 2013 lo que impediría registrar los títulos a Nivel Nacional.
En lo referente a la cobertura de cargos docentes, destacó las numerosas irregularidades cometidas; un treinta por ciento de los docentes no ingresó por concurso y los que si atravesaron por éste se enfrentaron a tribunales que para diferentes espacios formativos siempre eran los mismos, y en el caso particular de las carreras para profesores de Educación Primaria e Inicial se desempeñan maestros con una formación de dos años y medio con una licenciatura de un año más, lo que en ningún caso los habilita para el ejercicio como Profesores de Nivel Superior.

Para finalizar, señaló que Edgardo Villanueva, que se desempeñó como Rector desde Junio de 2010, siendo al mismo tiempo Jefe de Capacitación del ISAC, coordinaba el Pos- título «Especialización Docente de Nivel Superior en Contexto de Encierro» profesor en Educación Secundaria de la Modalidad Técnico Profesional en concurrencia con el título de base en el Módulo Didáctica por contrato. Esto explicaría en parte la imposibilidad de conducir el Instituto Armstrong llevándolo al estado en el que hoy se encuentra.
Igualmente, explicó que a partir del día jueves 10 comienzan a sucederse los hechos que cobran notoriedad pública. Entre las 20.50 y las 21.00 se descubrió con el bibliotecario que estaba entregando equipamiento en un aula de la planta alta del tercer patio un incendio, al cual concurrió la policía judicial para tomar intervención. Luego, se produjo un evento sísmico a las 22.45, al intentar evacuar los alumnos por la puerta de calle Salta, la salida estaba obstruida por innumerables rodados, y a la solicitud de que retiraran los mismos comenzó un conflicto y por él se manifestaron los alumnos. La actual rectora manifestó que la anarquía en la convivencia escolar ha sido largamente cultivada por el Ex Rector; muchos alumnos eran complacidos en todo lo que se les ocurría, de esta manera pasaba inadvertido el hecho del cobro indebido, ya que se trata de una Institución de Educación Pública. Cabe aclarar, que el instituto funciona en un espacio físico habilitado por Ordenanza Municipal como local escolar y no como playa de estacionamiento y que los planes de evacuación en caso de catástrofe aprobados por Defensa Civil señalan a los pasillos del tercer patio y a las puertas de calle Salta como las salidas de emergencia, las cuales se obstruyen sistemáticamente.

Algunos docentes se encuentran molestos y adhieren a los alumnos en relación a la presencia de la Sra. Directora de Personal y su equipo de trabajo, quien demanda desde hace seis meses información sobre el control de personal, no logrando respuesta por parte de la Secretaria del Instituto. La información que exige es la que toca los intereses de algunos docentes; las licencias indebidas, las faltas injustificadas, el ingreso y egreso de la institución sin control (incumplimiento de las tareas por las cuales perciben sus sueldos), incompatibilidades, designaciones en horas institucionales que tienen continuidad a pesar que los proyectos quelas sostenían ya finalizaron, etc. Tampoco se puede delimitar cuántos docentes están en cada cargo por que no se presenta la P.O.N (Planta Orgánica Nominal) desde el año 2011. Las alteraciones del Instituto tienen dos o tres responsables y una data en el tiempo de tres años y no una gestión de un mes, que por los medios a su alcance intentar establecer un orden con apego a la Ley y al bien común.