Fibra Optica

La provincia comenzó a trabajar en la Red Provincial de Fibra Óptica que permitirá garantizar la disponibilidad en todo el territorio de un sistema de avanzada en telecomunicaciones que busca conectar cada lugar, aun los más recónditos, a la red troncal y los operadores locales, que serán quienes brinden los servicios de acceso residencial.
Orlando Ulises Alessandro, a cargo de la Secretaría de Comunicaciones, comentó que esta etapa de la Red Provincial demandará aproximadamente un año, transcurso en el cual se irán haciendo habilitaciones parciales y se llegará hasta “el último rincón: Antofagasta de la Sierra, El Peñón, Salar del Hombre Muerto, Jacipunco, no va a quedar un rincón que no vaya a contar con este servicio”.
La Red Provincial implica todo el tendido de la fibra óptica subterránea, posteriormente se comenzará a trabajar en lo que se denomina la “Última Milla”, que es la distribución domiciliaria a los clientes con los distintos nodos.
El tendido subterráneo es un anillo que une 1.237 Km de fibra subterránea que conforma la Red Provincial, ésta a su vez se suma a la Red Federal que está distribuida en todo el país y que son 50 mil Km de fibra tendida a lo largo y ancho del país. De esta forma todas las provincias quedan unidas a través de la fibra óptica. A eso se le suma los nodos provinciales, de los cuales de cada nodo sale lo que se denomina la última milla que es la red hacia el cliente.
“En cada departamento la empresa provincial de comunicaciones va a tener un nodo, y sin duda que vamos a vincular los organismos nacionales, municipales, provinciales. Es un proyecto muy ambicioso para el cual se firmó un convenio. La inversión de la red provincial está a cargo de Nación, con una inversión aproximada de 230 millones de pesos y después Nación hará un pequeño aporte para la última milla y el resto quedará en manos de la provincia”, dijo Alessandro.

Argentina Conectada
A través de Argentina Conectada, el Estado Nacional impulsará la construcción de infraestructura nacional complementaria a las redes de telecomunicaciones existentes (es decir, de los operadores tradicionales). Se desarrollarán en una primera etapa 10.000 kilómetros de nuevas redes, alcanzando 35.000 kilómetros, triplicando la capacidad instalada en la actualidad.
Mediante el despliegue de infraestructura y ampliación de la oferta de servicios, se logra un impacto directo en los precios mayoristas de transporte de datos, logrando una disminución en los precios al consumidor final de los servicios de Internet de banda ancha y video. Esto generará mayores índices de inclusión, igualdad y equidad en todo el país en cuanto a la accesibilidad, la calidad de servicio y el precio.