Arafat

Los resultados de los exámenes a los restos de Arafat «respaldan moderadamente la hipótesis de que su muerte fue consecuencia de envenenamiento con polonio-210», según el informe de 108 páginas difundido por la página web de la cadena qatarí Al Jazira.

De acuerdo al texto, los científicos del Instituto de Radiofísica del Hospital Universitario de Lausana hallaron niveles de polonio-210 radioactivo 18 veces superiores a lo normal en las muestras tomadas del cadáver de Arafat.

Según Al Jazira, los 10 expertos que firman el informe están seguros en un porcentaje del 83% de que el líder palestino, fallecido en 2004 a los 75 años, fue envenenado con polonio.

Este nivel de certeza «respalda moderadamente» la suposición de que el polonio pudo haber sido la causa hasta ahora nunca encontrada del accidente cerebrovascular hemorrágico que terminó con la vida de Arafat, agregaron los investigadores.

«Se realizaron nuevas investigaciones toxicológicas y radio-toxicológicas que demostraron niveles inesperadamente elevados de actividad de polonio-210 y plomo-210 en muchos de los tejidos analizados», dijeron los expertos en el informe.

Científicos de Suiza, Francia y Rusia obtuvieron esas muestras el pasado noviembre tras la exhumación de los restos de Arafat, que yacían en el mausoleo de la ciudad palestina de Ramallah, donde está la sede de gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

El experto británico en Medicina Forense Dave Barclay declaró a Al Jazira que con esos resultados está «completamente convencido» de que Arafat fue asesinado y señaló que todavía se desconoce quién está detrás de lo sucedido.

«Él no estaba enfermo, pero esto responde a todas nuestras preguntas», afirmó hoy al canal la viuda del líder palestino, Suha Arafat, que recibió una copia del informe y fue quien denunció la muerte en julio de 2012 a un tribunal de la ciudad francesa de Nanterre ante la posibilidad de un complot contra su esposo.

La viuda presentó esta denuncia después de que el Instituto de Radiación Física de Lausana descubriera, en octubre pasado, restos de polonio-210 en algunas de las ropas y utensilios más privados del líder palestino.

Arafat, fundador de la Organización para la Liberación de Palestina y galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1994, falleció en un hospital militar, cerca de París, el 11 de noviembre de 2004, después de varias semanas de agonía en Ramallah, donde llevaba cerca de tres años cercado por Israel.

Las sospechas sobre una mano negra surgieron casi de inmediato, y muchos palestinos acusaron de la muerte a Israel, que siempre negó haber jugado algún papel en su fallecimiento.

El funcionario palestino a cargo de la investigación de la muerte de Arafat, Tawfiq Tirawi, dijo ayer que había recibido el informe con los hallazgos de los científicos suizos, pero no quiso revelar su contenido.

La agencia de noticias oficial palestina WAFA dijo que el equipo de investigadores rusos nombrado por la ANP también entregó su porpio informe el 2 de noviembre pasado.

El polonio-210 es la misma sustancia utilizada en el asesinato del ex espía ruso y crítico del Kremlin Alexander Litvinenko, fallecido en Londres en 2006.

Desde su lecho de muerte, el ex espía acusó de su envenenamiento al presidente ruso, Vladimir Putin.