tifón Haiyan en Filipinas

Hasta cuatro millones de niños pueden haber quedado afectados en Filipinas por el tifón Haiyan, según cifras divulgadas este domingo por UNICEF, después de que la tormenta ha causado unos 10.000 muertos en ese país.

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) indicó en un comunicado difundido en Nueva York que está acelerando el envío de suministros de urgencia a las zonas de Filipinas más afectadas por el desastre, que golpea al país desde el pasado viernes.

UNICEF explicó que ya movilizó alimentos terapéuticos para niños, agua y material sanitario e higiénico para ayudar a un máximo de 3.000 familias, dentro de las existencias disponibles en el país, y que se distribuirán en la zona de Tacloban tan pronto como sea posible el acceso.

«Llegar a las zonas más afectadas es muy difícil, con acceso limitado debido al daño causado por el tifón a las infraestructuras y comunicaciones«, señaló en la nota el responsable de UNICEF en Filipinas, Tomoo Hozumi.

Un almacén de UNICEF en Copenhague ha comenzado a enviar por vía aérea material valorado en 1,3 millones de dólares, y que incluye pastillas de potabilización de agua, jabón, lonas, suplementos nutritivos y material médico.

Ese material permitirá ayudar a otras 10.000 familias, incluyendo los afectados por un reciente terremoto en la zona de Bohol.

UNICEF recalcó que los niños que han escapado al «terrible daño» del tifón «necesitan ayuda urgente para sobrevivir a las secuelas de la tormenta«, con una atención especial al suministro de agua y los sistemas de saneamiento.

La agencia recordó que los niños necesitan también «espacios seguros y protegidos para jugar y reanudar sus estudios» mientras los adultos trabajan en la reconstrucción.

Hozumi recalcó que, según se conocen más datos sobre el impacto «de esta crisis devastadora», está claro que hay muchos más niños afectados de lo que se pensó al principio.

«UNICEF está haciendo todo lo que puede para llegar a estos niños tan rápido como es posible con suministros vitales«, afirmó el responsable de la agencia en Filipinas.

En otro orden, el tifón ya llegó a Vietnam. Haiyan, que dejó al menos 10.000 muertos y 2.000 desaparecidos a su paso por Filipinas, tocó Vietnam a primera hora de este lunes.

El tifón Haiyan está tocando tierra en Vietnam a unos 160 km al sudeste de la capital, Hanói, indicó el Centro estadounidense Conjunto de Advertencia de Tifones (JTWC) en un informe publicado sobre las 21:00 GMT.

La tormenta, que visiblemente perdió intensidad después de golpear Filipinas durante el fin de semana, llegó a Vietnam con vientos de 120 km/h, según el JTWC, un centro de previsión meteorológica de la marina y las fuerzas aéreas estadounidenses situado en Pearl Harbor, en Hawái.

Haiyan «puso rumbo al norte-noroeste con una velocidad de 15 nudos (28 km/h) durante las seis últimas horas», precisó el JTWC en su página web.