OFICIALISMO

El bloque de diputados del Frente para la Victoria, durante más de cuatro horas, se reunió en la residencia de la Villa Parque Chacabuco. Acordaron trabajar todos en forma “monolítica y unida” con el objetivo de retener la presidencia de la cámara de diputados. La idea es cerrar con el sector de Luis Barrionuevo, pero no dándole el control legislativo, aunque no se descarta el acercamiento con el Frente Cívico y Social.
Sin la presencia de la gobernadora Lucía Corpacci, quien estuvo ausente por cuestiones de agenda, los legisladores oficialistas se reunieron con el ministro de Gobierno Gustavo Saadi y parte de su gabinete de trabajo. Precisamente, el ministro político de la gobernadora será quien esté al frente de las negociaciones.
El diputado Roberto Perrota fue designado vocero del encuentro, quien sostuvo que los 19 diputados que conformarán el cuerpo después del 10 de diciembre estan trabajando de manera “unida y monolítica”. “Entendemos que obviamente habrá que hacer acuerdos porque los números no dan trabajar en soledad, lo que no resulta inadvertido para nadie. Estamos dispuestos a hacer los acuerdos que tengamos que hacer. Así, nuestra propuesta se fortalece como proyecto de gobierno; es decir, no vamos negociar nuestras convicciones como oficialismo”, sentenció Perrota. De esta manera, sin decirlo en forma directa, adelantó que se sentarán a conversar con el Frente Tercera Posición, pero no estarían dispuestos a cederle la presidencia. Lo que se negociaría podrían ser cargos políticos en Diputados y en el Poder Ejecutivo.
Sin embargo, también trascendió que el oficialismo tampoco cierra las puertas a un posible acuerdo con el Frente Cívico y Social, puntualmente con un sector del radicalismo, para lo cual podrían ceder la vicepresidencia del cuerpo.