morgue

El joven de 13 años de edad fue identificado durante la tarde como Nahuel Mitre y según las investigaciones el menor quien concurría a la escuela General San Martín se domiciliaba en calle 1 de Mayo al 1900.

Se pudo saber además que fue a visitar a su abuela María Cabrera que trabaja en el Concejo Deliberante y al no encontrarla entró al Museo y se entretuvo en el ascensor donde ocurrió la tragedia.

La identificación del niño se efectuó a través de sus huellas dactilares por el estado irreconocible en que quedó el cuerpo.

Según un testigo, observó que el joven, habría ido manipulando su celular mientras se trasladaba en el ascensor. En un momento dado el teléfono se le cayó y cuando el joven sacó la cabeza para buscarlo terminó aplastado por el pesado impulso de la cabina, provocando traumatismo de cráneo grave con pérdida de la masa encefálica.