Daniel Scioli

Scioli agradeció el documento de la Conferencia Episcopal al que consideró «como un aporte para tomar conciencia y no como una acusación, pensado para unir y no para dividir a los argentinos detrás de este gran problema».

En este sentido, resaltó la reunión de hoy como «una oportunidad de diálogo y reencuentro», y coincidió con los obispos en que «solo no puede nadie» y que «la solución va de la mano de acciones que ataquen las causas profundas, desde la salud, la educación, la cultura, el deporte y los valores familiares, y no de militarizar el debate».

El mandatario provincial dijo que «la pelea se viene dando hacia dentro y hacia fuera del Estado para luchar contra la impunidad detrás de este flagelo y profundizar políticas públicas para la prevención y la contención al adicto».

«La participación ciudadana y la responsabilidad de los medios de comunicación son claves para el abordaje integral de esta problemática», agregó.

A su vez, destacó «el fortalecimiento de la familia como factor indispensable para que el bien común prevalezca sobre el bien individual como verdadero sentido de la vida».

En ese marco, monseñor Fernando Maletti, de la Diócesis de Merlo, dijo que «tanto la droga como el narcotráfico son un flagelo», y remarcó que «en muchos barrios hay una cantidad de zapatillas colgadas, que indican la venta de drogas».

«Debe haber una política de Estado en la que se tenga un piso para avanzar en este tema», consideró, al tiempo que valoró el encuentro convocado por el gobernador, y consideró que «hay que analizar en profundidad las causas del consumo».

Maletti explicó que «el Conurbano no es la excepción en este tema, sino que afecta a todo el país, tanto el consumo como el tráfico de drogas» y sostuvo que «la idea principal es cómo resolvemos en conjunto esta triste realidad».

En tanto, el director de Culto de la provincia, Enrique Moltoni, explicó que «esta reunión permite abrir un diálogo con los obispos sobre la droga» y sostuvo que «el gobernador va a presentar un proyecto (referido a la drogadicción) en las próximas horas y seguramente de esta reunión van a salir cosas potables».

«El gobernador junto a los ministros elaborarán el trabajo a encarar para seguir trabajando contra este flagelo que hace tiempo venimos padeciendo», dijo Moltoni, quien subrayó que «lo importante es abrir el diálogo».

De la reunión participaron los obispos de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Frassia; de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Maletti; de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera; de San Isidro, monseñor Oscar Ojea; de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones; de San Justo, monseñor Baldomero Martini, y de Morón, monseñor Luis Guillermo Eicchorn.

Scioli estuvo acompañado por los ministros Alejandro Granados (Seguridad), Ricardo Casal (Justicia), Alejandro Collia (Salud), el secretario general de la Gobernación, Eduardo Camaño y Moltoni.

Fuente: Infobae